quick weight loss center easy weight loss plan detox water to lose weight medical weight loss quick weight loss center easy weight loss plan detox water to lose weight medical weight loss quick weight loss center easy weight loss plan detox water to lose weight medical weight loss

PRESTACIONES NO CONTRIBUTIVAS :TOMANDO DISTANCIA

2 El estado  del trabajo contributivo.

En  lo laboral, estaríamos ante una combinación de factores como el cambio tecnológico representado gráficamente con los robots y el teletrabajo, y el cambio económico visibilizado en  la decadencia industrial y el ascenso financiero, combinados a su vez con el desplazamiento territorial del protagonismo económico a Oriente. Con ello se puede llegar a diagnósticos del fin del trabajo o , en hipótesis menos apocalípticas, a alertar de que habrá trabajo ,pero no será igual que antes . En estos nuevos escenarios laborales, la contributividad  laboral  se hará mas  difícil, y la demanda de rentas alternativas a las laborales crecerá. Y ahí reaparecería el tema de la desigualdad , en la medida en que , no de forma exclusiva pero si relevante, en su origen se encuentran la falta de empleo y los bajos salarios  .

Abundan los estudios sobre el futuro del trabajo , y el que probablemente resume mejor el estado de la cuestión es el Informe de la Comision Mundial sobre el Futuro del Trabajo de la  OIT. Este Informe  parte del riesgo de impacto negativo en el empleo de la combinacion de cambio tecnológico y globalización, que  se puede ver compensado por  la aparición de nuevos empleos , precisamente por la combinación de nuevos empleos tecnologizados y crecimiento de la demanda global. En este escenario, se abren las incertidumbres en cuanto a duración y condiciones de las transiciones , acompañadas de  las certezas de la desaparición de un  numero considerable de los trabajos no tecnologizables . Y para que el saldo del empleo  sea positivo  es necesario transitar por dos caminos : la inversion en capital humano para las recualificación  ,y la adaptación de la protección social, no solo para  dar cobertura  a quienes se encuentren en procesos de reestructuración , sino tambien para que los sistemas de protección social , en su financiación y cobertura , se alineen con las nuevas formas de actividad laboral .

En este  mundo internacional es significativo  que del tema no se ocupe solo la institución laboral por excelencia , la OIT , sino también las mas ortodoxamente económicas, tipo FMI o Banco Mundial. Bueno, de entrada  es  de agradecer  que  las dichas instituciones se vayan por fin enterando de que en esta vida hay algo mas que culpabilizar a los salarios de la inflacion y a los que tienen empleo de los males del desempleo. Algún  ejemplo de los Guardianes de la Galaxia Económica  , al frio calor de la pandemia.

En “The Future of Jobs Report 2020” , el Foro Economico Mundial opina que : la automatización combinada con la recesión covid esta creando un escenario de doble disrupción para los trabajadores; aunque el numero de empleos destruidos será superado por el numero de “trabajos de mañana “ creados, en contraste con los años precedentes , la creacion de empleo se ralentiza ; continua siendo alta la brecha de conocimientos, con cambios en la demanda de cualificaciones en los próximos cinco años ; el futuro del trabajo ya ha llegado para una gran mayoría de teletrabajadores ;las ventanas de oportunidad para el reciclaje profesional se han  ido cerrando por las restricciones del   mercado de trabajo , y por ello el sector publico debe apoyar estas acciones formativas, y (¡abróchense los cinturones , Guardianes ¡), en ausencia de esfuerzos proactivos, , la desigualdad será exacerbada por  el impacto de la tecnología y la recesión pandémica .

El Mc Kinsey Global Institute señala en  su informe”El Futuro del Trabajo tras el Covid 19”que se han  acelerado tres tendencias que pueden reconfigurar el trabajo : el crecimiento del trabajo a distancia, el desarrollo en el trabajo de la automatización y la inteligencia artificial, y los cambios en las estructuras ocupacionales, traducidos de forma significativa en un escaso crecimiento de los empleos de baja cualificación. Y para esta consultora , dos conclusiones : al menos un 25% de los trabajadores tendrán que cambiar de ocupación, y para facilitar estas transiciones es necesaria la acción conjunta de las empresas y los poderes públicos.

 Ultimo ejemplo : el  titular principal de la portada de la revista The Economist de la tercera semana de abril es”Riding High”, una    expresión que  se traduciría literalmente como   “conduciendo alto” ,y que también expresaría  el sentimiento de felicidad , con un punto eufórico, de a quien le van bien las cosas . Pues bien ,este titular introduce un informe sobre el futuro del trabajo,con un tono optimista  ejemplificado en el dibujo de la portada, en el que  diversos trabajadores vuelan felices en un tiovivo , a lomos de sillas de oficina ergonomicas . Vamos, lo que viene siendo un subidón o colocón , sobre cuyas relaciones con la psicodelia es buen ejemplo el clásico sesentero de The Byrds “ 8 miles high “, que se inicia con “ A 8 millas de altura ,y cuando aterrizas  te das cuenta de que  es mas raro de lo normal ,  las señales de la calle que indican donde vas  están de alguna manera funcionando por su cuenta”Como se ve , toda una profecia de los vaivenes contemporáneos.

 Para situarse ,The Economist fue creada en 1843 por James Wilson , empresario textil y politico del partido liberal, línea anti arancelaría ( para completar el retrato robot, era escoces, como el Padre Fundador Smith) ,y que mereció el elogioso calificativo por Marx ,en “El 18 brumario de Luis Bonaparte “, de órgano de la aristocracia financiera . Pues bien , esa   prometedora portada   sintoniza con el   informe especial sobre el futuro del trabajo  titulado “Labour Gains “, traducible tanto por  “Las ganancias del trabajo”como por “El trabajo gana”. En esta línea , el editorial de The Economist se inicia con la rotunda afirmación de que en el mundo desarrollado , la era del capitalismo de aristas afiladas esta cediendo el paso a una edad de oro  del trabajo, y concluye con la previsión de que las expectativas de mejora de la vida laboral ( que para The Economist, siempre han acompañado a la evolución económica) , son mas claras que nunca , y por eso llama a subirse al tiovivo laboral de la portada   . Y resulta también que el órgano de la aristocracia financiera no solo piensa esto , sino que hasta le parece bien.

Véanse las referencias en el editorial a que la salida de la economía  de la pandemia llama a revertir la primacía del capital sobre el trabajo , cosa que dicen llegara antes de lo que se piensa. Y  en apoyo de esta tesis se citan  factores como un entorno político mas amistoso para los trabajadores, expresado en hechos  como  el nuevo interés por los salarios mínimos  y  la asunción por el FMI de las subidas de impuestos a los niveles mas altos de riqueza, o como  la constante revisión a la baja de las previsiones sobre efectos negativos de la robotización en el empleo. A partir de ahí ,The Economist prescribe y proscribe. Prescribe mejoras de la productividad basadas en la mejora de cualificaciones, que llevan a mejores salarios, y proscribe excesos regulatorios laborales de corte proteccionista.

¿Que datos toma The Economist para basar sus tesis? :La caída del desempleo (antes de la pandemia)en los paises desarrollados hasta los niveles previos a los shocks petrolíferos de los setenta , compatible con la subida de los salarios mínimos , el crecimiento salarial post Gran Recesión, la parada en el crecimiento de las desigualdades salariales, el crecimiento de la satisfacción en el trabajo, el dinamismo del empleo que permite incorporar a trabajadores de baja cualificación, la realidad de una sustitución del trabajo por tecnología mucho mas baja de lo previsto o los efectos positivos de cambios acelerados por la pandemia , como el teletrabajo

 De entrada, convendría  una cierta cautela con estos datos optimistas , en la medida en que  su visión aislada puede alejar de una visión algo mas amplia de  la situación. Habría que añadir mas ingredientes a la coctelera, y , sobre todo, mezclarlos ,no agitarlos . Aunque el saldo final de la sustitución de empleos tradicionales por tecnológicos pueda ser hasta positivo , las transiciones no son tan rápidas ni sencillas  como cuando Clark Kent entra en la cabina y sale vestido de Superman .Por debajo de   los datos generales  de empleo y desempleo aparece una diversidad de situaciones , por territorios, edades , genero o cualificaciones  que , además de debilitar los avances estadisticos en igualdad , pueden erosionar factores economicos como la productividad o la fortaleza de la  demanda, sin los que quedarían desactivadas las previsiones de crecimiento económico y del empleo postecnologico ..

 Por eso es bueno recordar las ideas que Acemoglu ha expuesto en sus análisis sobre el impacto de las nuevas tecnologías en el empleo(“Inteligencia artificial, Automatizacion y el futuro del trabajo”), con una visión que podríamos situar en las tesis transicionales, tipo OIT. Para Acemoglu  se esta produciendo cada vez con mayor intensidad un fuerte desplazamiento de la demanda de trabajo hacia las actividades con mayor componente de automatización y uso de la Inteligencia Artificial, aunque  su efecto negativo sobre el empleo seria en gran medida compensable por el efecto productividad, ya que el incremento de esta por efecto de esos factores tecnológicos generara nuevas demandas de trabajo , que podrían situarse en ámbitos no automatizables. Sin embargo , esta compensación seria solo incompleta, sin el contrapeso de la creación de nuevas tareas intensivas en mano de obra. Una vez mas aparece el problema del desajuste de cualificaciones, pero para Acemoglu no es el único. También se produce un exceso de automatización sustitutiva del trabajo, que además de dañar el empleo , no esta claro que se traduzca en un similar incremento de la productividad, la cual es también mejorable por otros usos de la tecnología. Y para sortear esta situación Acemoglu nos recuerda que , históricamente, la dirección del cambio tecnológico es algo determinable social y económicamente, y que por ello hay que pensar en usos de los avances tecnológicos que refuerzen la productividad de todos los factores de producción , incluido el trabajo, en vez de limitarse a sustituir unos por otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios recientes