quick weight loss center easy weight loss plan detox water to lose weight medical weight loss quick weight loss center easy weight loss plan detox water to lose weight medical weight loss quick weight loss center easy weight loss plan detox water to lose weight medical weight loss

CRISIS Y RECUPERACION: SANTOS VS MEDICOS.

“Pero sabia que , sin embargo,esta crónica no puede ser el relato de la victoria definitiva.No puede ser mas que el testimonio de lo que fue necesario hacer y que sin duda deberían seguir haciendo contra el terror y su arma infatigable, a pesar de sus desgarramientos personales, todos los hombres que, no pudiendo ser santos,se niegan a admitir las plagas y se esfuerzan , no obstante, en ser médicos”.

Albert Camus , penultimo párrafo de La Peste

En la Declaración conjunta sobre el Covid -19 formulada por la Organización Internacional de Empleadores y la Confederacion Sindical Mundial, se subraya el importante papel que el dialogo y los agentes  sociales desempeñan en el control del virus en los centros de trabajo y mas allá , y tambien para impedir perdidas masivas de empleo en el corto y medio plazo. Hace falta ,  se dice , una responsabilidad conjunta respecto del dialogo , para fortalecer la estabilidad. Y se  atribuye a la OIT un papel clave en las urgentes medidas respecto de las consecuencias económicas y sociales de esta  crisis , medidas estas que han de incluir la protección del empleo y los ingresos , fortaleciendo las medidas de proteccion social en la solución de la pandemia y en sentar los fundamentos para el empleo y las  condiciones económicas para la recuperación.

No se si una meditación sobre el hecho de que los agentes sociales a escala global piensen de esta forma será bastante para diluir las tesis conspiranoicas anti Moncloa II que circulen en nuestros castizos  mercados políticos y mediáticos. Pero no me parece exagerado  sugerirles que permanezcan  atentos a la excelente informacion que proporciona la web de OIT(covid 19 y el mundo del trabajo) Y como el que suscribe ya viene practicando este ejercicio de información,en esta entrada se intentara  proyectar  ideas como las referenciadas  a la realidad española.

 Estas reflexiones se ordenaran en tres apartados: un balance del funcionamiento de las instituciones laborales en la etapa que llamaremos de cierre parcial de la actividad empresarial, una aproximación a los escenarios laborales tras esta  primera etapa (para simplificar, el postcierre) y unas pistas de reflexión sobre como el comportamiento de las relaciones laborales puede influir en una  recuperación de la actividad empresarial y el empleo, de la  que salga también una adaptación del marco institucional laboral a la situación económica y social post cierre y también postcrisis.

Para ello se tendra  en cuenta la perspectiva de la actuación de los agentes sociales en estas distintas etapas. Una actuación participativa en la toma de decisiones políticas, pero también una actuación en el terreno de su autonomía negociadora.

 Y una consideración previa: ni de esta crisis se derivara un cambio estructural de la vida económica o de las relaciones laborales ,ni de ella se podrá salir de forma sostenible con un falsamente tranquilizador bussiness as usual. Quienes crean en alguna de estas alternativas, ahórrense la lectura de lo que sigue.Al fin y la cabo, los santos elaboran sus ideas a partir de la Divinidad, sin mediación de la realidad

  1. Como han funcionado las instituciones laborales.

En el último mes las empresas han tomado medidas laborales en los siguientes ámbitos:

  • Prevención de riesgos laborales. Medidas en el ámbito sanitario , y  también en otros muy diversos, y con situaciones en las que la adopción de las medidas preventivas no ha dependido de decisiones empresariales sino de la provisión de equipos en el mercado.
  • Uso del teletrabajo .Al parecer , bastante amplio y sin problemas relevantes para la convertibilidad desde el trabajo presencial
  • Conciliación  trabajo – vida familiar. Al parecer. sin problemas relevantes para su aplicación.
  • Suspensiones de contratos de trabajo. Su elevadísimo número hacia prácticamente imposible una gestión normal, y también hay que apuntar dudas iniciales sobre causas y procedimientos (el  tema del silencio positivo),que han podido dificultar una aplicación mas eficiente de los procedimientos.
  • Extinciones de contratos temporales. Una vez más, la utilización de la extinción de los contratos temporales como vía de ajuste del empleo se ha mostrado como uno de los agujeros negros de la  gestión del empleo. Y su proliferación, a pesar de la previsión legal de suspensión, lleva también una vez más a la reflexión sobre los límites de las garantías legales en este campo.
  • Contratación de trabajadores extranjeros. Incluso en estas circunstancias ,persiste la necesidad de esta contratación para determinados trabajos, que además se han mostrado particularmente necesarios  para garantizar suministros básicos.

 Y estas medidas directamente laborales se han producido en un entorno de sistemas de protección social, que incluye medidas con incidencia en las medidas laborales, como las relacionadas con la reducción de cotizaciones empresariales, que son clave para la efectividad de aquellas.

En una visión general, se podría afirmar que: a) estas medidas laborales se han adoptado en el marco de la regulación laboral general, que no ha experimentado cambios sustanciales, sino adaptaciones o precisiones coyunturales. Y el repertorio de medidas ha seguido sustancialmente el guion ya experimentado en los procesos de reconversión (ERTE, contador a cero, ayudas extraordinarias…); b) al margen del tema de la prohibición de despidos (cuya conflictividad, de darse, sería en la etapa postcierre) y de algunas quejas sectoriales sobre el alcance del cierre de actividades, las medidas no han mostrado graves divergencias entre los agentes sociales.Estos impulsaron la adopción por el Gobierno de las medidas de priorización de las suspensiones de contratos, y también han llegado a acuerdos sectoriales (construcción…) sobre la reanudación del trabajo

En resumen, el sistema de relaciones laborales y su marco institucional han dado muestra de su capacidad de adaptación y su resilencia en la etapa de cierre. Y esto hay que tenerlo muy en cuenta para el postcierre.

2.Crisis económica, cambio en la economía: una reconversión diversificada

 Cinco consideraciones:

  • Estamos, y seguiremos estando en un escenario de recesión económica y de crisis del empleo, sobre el que el FMI y la OIT ya han efectuado cuantificaciones. Estamos y seguiremos estando en un escenario de certeza sobre la incertidumbre de cuál será la próxima pandemia, sobre la  que la OMS ya nos ha prevenido.

    No se trata solo de la erosión cuantitativa automática del PIB por la caída de la actividad económica en las etapas de cierre parcial y postcierre, más larga e intensa cuanto más se prolonguen estas. Y no se trata solo de que, incluso en un escenario todavía impredecible de superación sanitaria del Covid 19, la recuperación económica tras cualquier crisis no es automática. Serán  necesarias respuestas para paliar el daño social y económico ya producido y que se producirá en todas estas etapas.
  • Se trata también de que tras esta crisis, determinados factores o precondiciones del funcionamiento eficiente de los mercados (el ajuste de la oferta en función de los cambios en las preferencias de la demanda, el mercado internacional como refugio frente a las limitaciones de la oferta o la demanda internas…) ya no va a ser tan evidente que concurren de forma automática o espontanea. A continuación , un par de ejemplos en un plano más relacionado con la actividad de las empresas

    Estábamos en la era del suministro on time, sin materiales en el almacén, que alivia costes sin riesgo de desabastecimiento, por la fluidez de las cadenas de suministros globales. ¿Dónde estamos ahora, y hacia dónde vamos a ir, con un suministro que se ha demostrado estrangulable?

    Estábamos en la era de la especialización productiva, en la búsqueda del valor añadido parcelado hasta lo microscópico a través de la externalización y la subcontratación. ¿Dónde estamos ahora, y hacia dónde vamos a ir, con empresas que pasan de diseñar minifaldas a producir mascarillas?

    Y volviendo a lo macro, el macroejemplo de la relación Estados/Mercados, y entre los sectores público y privado. En el cierre (y con toda probabilidad en el postcierre) se prodigan las intervenciones públicas en los mercados y en la propia actividad empresarial. En este caso ,la que se debilita es la propia precondición de la autorregulación de los mercados
  • Este último ejemplo muestra, de forma más general, como se debilita la propia idea de que los problemas económicos tienen su origen en el incumplimiento de determinadas reglas y que su solución pasa por el restablecimiento de aquellas. Ahora ya sabemos que la mano invisible que mece la cuna de la economía no siempre está en el mercado, y la que sí está, a veces tiene peligrosos temblores. Si el origen de los desajustes y crisis en el mercado no está solo en él, habrá que pensar en que se hace desde fuera de él. La persistencia de la amenaza de nuevas pandemias debería llevar a que estas intervenciones sean medidas estructurales, no solo de tipo paliativo, sino también preventivo. En sentido más amplio, medidas de ajuste, entendido como adaptación a un nuevo escenario. Ajuste para compensar los desajustes que se produzcan y ajuste de reajuste a estos  nuevos escenarios en los que las condiciones de funcionamiento de los mercados y de desarrollo de la actividad empresarial están cambiando sustancialmente. En definitiva, y traduciéndolo al lenguaje más laboral, hay que afrontar una reconversión. Esto incluye incorporar la previsión del riesgo económico de nuevas pandemias , con lo que  las medidas para evitar su propagación devienen factor  de eficiencia económica , inversión productiva con un tratamiento diferenciado a efectos de déficit .

    Y también incluye el impulso de una economía y una actividad empresarial  más adaptables , en su organización (nuevamente el ejemplo del teletrabajo) y en su capacidad productiva , que ha de ser mas reconvertible, mutable y conmutable para producir los bienes y servicios necesarios para prevenir y atajar estas situaciones. Para esto , las fronteras nacionales se quedan cortas.Y también para esto se queda corta la configuración de las categorías de sector publico y privado como globos  cerrados , que se hinchan y deshinchan al compas de las preferencias políticas. La colaboracion publico -privado puede cobrar un nuevo significado , con una actuación coordinada , distribuyendo sus respectivas tareas de forma que admitan su comunicación e intercambiabilidad
  • Para el diseño de esta reconversión habrá también que contar con nuevos elementos manifestados en la crisis, a sumar al ya comentado de la funcionalidad de las instituciones laborales (con la excepción comentada de la adaptación del empleo vía extinción de contratos temporales) Son elementos que, debidamente impulsados, pueden aportar impulso a las medidas de recuperación. Entre ellos estarían la capacidad de reciclaje productivo de muchas empresas, el desarrollo del teletrabajo y el buen  funcionamiento de los servicios públicos y de los servicios al publico, especialmente si se piensa en las condiciones en que se están prestando. Y no estaría de más incluir en esta ultima fortaleza la visibilidad que en estos días están teniendo la comunidad científica o los niveles técnicos de la Administración. Su alto grado de competencia y profesionalidad, incluido el lenguaje, destacan aun más si se comparan con los equivalentes de quienes hasta ahora han dominado el discurso público.

    Junto a lo anterior, y en la perspectiva temporal más amplia, hay que considerar las nuevas necesidades que van a tener que ser atendidas desde la actividad empresarial, con el objetivo de una sociedad más segura y una economía más predictible. Esto supondrá nuevas oportunidades de empleo, como también lo serán las derivadas de inversiones públicas en infraestructuras sanitarias y de servicios asistenciales asi como en investigación medica. Todos estos son elementos a integrar en el diseño de las acciones postcrisis
  • Finalmente, conviene tener en cuenta un elemento diferenciador de la presente situación respecto de otras en las que se han afrontado crisis económicas o de transformación de los sistemas productivos: las considerables diferencias en el impacto sectorial de esta crisis.

Así, en la etapa de cierre parcial de la actividad empresarial, este carácter parcial es muy identificable por sectores. Sin duda que  prácticamente todos los sectores, salvo los de provisión de servicios básicos y sanitarios (que incluso ven aumentada su actividad), acusan el cierre en su actividad empresarial y en su empleo. Pero, una vez superada la fase más extrema del confinamiento (fase prohibición de todo, salvo lo esencial), se entra en la fase que se está llamado de desescalada de las medidas, en la que  la pauta será de que se puede hacer todo, salvo lo que favorezca el contagio por proximidad. Esta restricción es sin duda amplísima, y más si cabe en una economía tan de servicios como la española. Pero es sectorial, y por ello si hablamos de medidas de protección de la continuidad de la actividad empresarial y del empleo habrá que pensar en medidas a la medida de los diferentes sectores. Si antes hablamos de reconversión, el matiz seria que esta reconversión , aun siendo general, ha de tener enfoques sectoriales.

3. Empleo y regulación laboral en la reconversión

Recapitulando, y poniendo el foco en lo laboral, tenemos:

  1. Una profunda crisis económica de origen no económico (en esto se puede parecer a las derivadas del cambio climático), con efectos en la actividad empresarial y en el empleo. Los efectos en el empleo son, y lo van a ser durante bastante tiempo , sobre el que existía antes de la crisis. Se tratara entonces de proteger el empleo existente, y para eso están las suspensiones de contratos y también las medidas de adaptación de las condiciones de trabajo, incluidas las salariales. Y se trata también de promocionar nuevos empleos en las actividades que van a continuar su desarrollo, por su condición de servicios esenciales o  por que se vean menos afectadas por la crisis. Y hablar de nuevos empleos es siempre hablar de formación, lo que en los tiempos presentes parte del cierre de la brecha de conocimiento digital.
  2. La crisis se produce en el lado de la oferta y en el de la demanda, luego hay que actuar en las dos direcciones, pensando  en el medio plazo cuando se aborda el corto plazo. Hay que pensar en los costes de la oferta, pero también en la capacidad de estimulo de la demanda a traves de los salarios y las pensiones Por eso no parecen justificadas medidas de  congelación de pensiones o políticas de  rentas salariales de carácter general, que pueden hibernar la demanda. Pero si son pensables medidas respecto de los salarios en aquellos sectores y empresas en las que  la  reducción de costes empresariales se oriente a  proteger el empleo. Y esto último vale también para el SMI, que tendrá que tener una diversificación sectorial.
  3. Como ocurrió en la que hasta ahora llamábamos la gran recesión, nadie esperaba la crisis, al menos hasta el punto de tener preparada la respuesta (la mejor prueba de que no se esperaba seriamente). Por eso se ha tirado del manual de medidas anticrisis ya ensayadas, y en honor la verdad hay que decir que más deprisa y con menos miramientos que en la pasada ocasión. Estas medidas pueden ser cualitativamente insuficientes, pero no cualitativamente desacertadas. Y en todo caso muestran lo acertado de las acciones públicas respecto de los mercados, a la vez que la insuficiencia y los límites de su desarrollo a escala nacional.

En el ámbito concreto de las medidas de protección social, poco ha añadido esta crisis a lo que ya sabíamos: el sistema tiene un buen diseño que aguanta incluso los primeros tirones de las crisis, aunque luego la financiación se resiente y aparecen vacios en su cobertura. Seguro que hay que cubrirlos con formulas como las rentas básicas, pero están deben integrarse en la dinámica general de las reformas de los sistemas de protección social de base laboral. De no actuar así, el sistema se puede desequilibrar en su conjunto.

4.Por su profundidad en el espacio económico, la crisis también será profunda en el tiempo, aunque diversificada temporal y sectorialmente. Las acciones deben  diversificarse en los dos sentidos. La adaptabilidad que se predica para la economía también debe darse en las medidas para enderezarla. Y, naturalmente, esto vale también para las medidas  dirigidas a la compensación social de primero la reducción y luego la adaptación del empleo.

5.El corto plazo de la crisis se está gestionando con un marco institucional de las relaciones laborales que está respondiendo sin necesidad de grandes cambios. Por ello, una parte sustancial de las  medidas de reconversión podrían encauzarse a través del instrumento regulador mas adaptable, la negociación colectiva, incluidas de forma significativa las buenas prácticas en materia de reconversión. Y respecto de esta negociación, unas precisiones. La primera, la dimensión sectorial de las medidas anticrisis hace compatible el mantenimiento del marco institucional regulación con reformas orientadas a reforzar la capacidad reguladora sectorial. La segunda, correlato de la anterior: el refuerzo de la regulación sectorial debe ir acompañado de instrumentos para su adaptabilidad. Por eso no es aconsejable reformar su actual marco regulador, que da salidas para estas situaciones, salvo para potenciar vías alternativas en el campo de los procedimientos autónomos de solución de conflictos. Y precisamente si se mantienen estas salidas, el tema de la ultraactividad será también reformable.

¿Qué ocurre si ponemos las ideas expresadas en los anteriores puntos en la perspectiva de su puesta en práctica?

 Ocurre que automáticamente aparecen la regulación laboral, la negociación colectiva, los acuerdos interconfederales y los sectoriales. ¿Y los pactos tripartitos?. Pues también, en la medida en que las acciones públicas y las provenientes de los agentes sociales no solo pueden ser complementarias, sino que pueden requerir de su puesta en marcha en paralelo para ser efectivas.

¿Usted no piensa que es mejor que las cosas vayan por estos caminos? ¿Usted tiene todos sus anhelos puestos ,bien en el mercado, bien en el BOE? Usted lo que quiere es ser un santo, para  así sanar la peste. Algunos preferimos los médicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios recientes