admin

¿Y la reforma empresarial?

¿Y la reforma empresarial?

(10-04-2013)

Por Jonás Fernández Álvarez, economista.

Más allá de constatar la profunda recesión que atraviesa la economía español en el marco de la eurozona, sumando ya un lustro bajo el signo de la crisis, los datos de contabilidad nacional aportan otra información relevante que informa de cómo se está canalizando la deflación interna que debería hacer las veces de una devaluación, ahora imposible, para reanimar las exportaciones y, con ello, el crecimiento. Sin duda, bajo el actual marco institucional de la eurozona sólo una deflación, que retroalimente a corto plazo y con potencia las exportaciones, supone una vía para recuperar la actividad. Ahora bien, los socialdemócratas no deberíamos resignarnos a esta vía de ajuste, resituando el foco de la política económica en una integración más profunda en la eurozona que permita un mejor funcionamiento de la política monetaria y el uso de la política fiscal. Sigue leyendo

Presentación

El nacimiento de un nuevo foro de expresión de una serie de personas que desean contribuir al debate en la sociedad española de forma seria y rigurosa exige una explicación lo más detallada posible. La primera pregunta que debemos responder es la clásica del quiénes somos. Pues bien, somos un grupo de amigos que iniciamos y trabamos nuestra amistad en el centro de trabajo; todos nosotros hemos tenido responsabilidades en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social –por emplear la denominación de mayor solera de un Ministerio que ha tenido varias- y pasado el tiempo, y abandonadas aquellas responsabilidades, queremos seguir contribuyendo de algún modo, por modesto que sea, a la consolidación, primero, y al avance, después, de las políticas laborales y sociales que en nuestro país han ido asentando lo que quisimos, y seguimos queriendo que sea, un modelo social europeo, que no es otra cosa que lo que otros denominan Estado de bienestar. Será nuestro objetivo también el mantenimiento de unas políticas y unos derechos socio-laborales (que contribuimos, aunque fuese en grado pequeño a implantar) que en estos momentos están en peligro ante unas corrientes ideológicas, bajo las que se esconden intereses espúreos.

La segunda cuestión a aclarar es nuestro nombre porque alguno teníamos que asignarnos para tener una dirección en la red. Fabian@s hoy es el que mejor describe el mínimo común denominador de lo que nos une, y en el adverbio de tiempo queremos significar que, evidentemente, los tiempos actuales no son aquellos de 1883 en los que los fabianos iniciaron su andadura en la sociedad británica. Las diferencias son abismales y por citar una de ellas, sin duda la pertenencia a la Unión Europea de nuestro país es fundamental porque siendo como somos todos europeístas deberemos analizar, criticar y proponer siempre en ese entorno político, económico y social. Fabianos porque nuestro nexo fundamental es nuestra inclinación por los valores que se resumen en la igualdad, la justicia y la solidaridad que la sociedad fabiana impulsó. Tres valores básicos en el posterior devenir del siglo XX. Tres valores que, lo sabemos bien, sólo encuentran hoy aposento en las sociedades libres. Tres valores, en fin, sin los que la libertad es sólo una figura deforme. En ese marco defenderemos la actuación del sector público por nuestra convicción de que es el que mejor puede mantener tales valores.

Estas son nuestras señas de identidad, desde las que tenemos la decidida voluntad de dar rienda suelta a nuestras ideas y a lo que pensamos de las ideas de los demás. Nadie nos financia, nadie nos apoya ni nos patrocina y por tanto creemos estar en las mejores condiciones para expresarnos con absoluta libertad; la que nos proporciona el ser sencillamente un grupo de amigos que no somos ni organización política, ni sociedad, ni grupo de presión.

Somos conscientes de que empezar un proyecto intelectual es fácil y de que la dificultad estriba en mantenerlo, no tanto en cantidad sino en calidad, interés y objetividad. Nosotros nos lo hemos propuesto y pasado el tiempo sabremos si hemos sido leales con nosotros mismos.