PARQUE PODEMICO II:ENTRE EL REINO DE LILLIPUT Y LA ISLA DE ESCIROS

1.  Lilliput.

La ciudad es un cuadrado exacto y cada lado de la muralla tiene quinientos pies de longitud. Las dos grandes calles que se cruzan y la dividen en cuatro partes iguales tienen cinco pies de anchura. Las demás vías, en que no pude entrar, y solo vi de paso, tienen de doce a diez y ocho pulgadas. La población es capaz para quinientas mil almas”. Jonathan Swift. “Los viajes de Gulliver”. Parte Primera. Viaje a Lilliput.

 

La microfilia  de Carmena (véase Parque Podemico I), consecuencia lógica de su declarado aborrecimiento de lo grande,  es un buen ejemplo de una línea recurrente en el municipalismo podémico, que suele venir asociada a la consideración de la  proximidad como virtud (!Que nos tuteen y que nos tweeteen!) y como praxis política (!polis sí, pero de proximidad!). Este sería el momento de recordar que Madrid, con 3.165.235  habitantes censados es, tras Londres y Berlín, la tercera capital en población de la UE , siendo razonable pensar que del  tenor de esta poco pequeña magnitud serán los asuntos en  los que tienen que ocuparse los responsables municipales.

Al margen del sonido confortable y hasta cariñoso de adjetivos  como pequeño y próximo (!Hey peque, aproximate un poco más , que estarás mas cómodo!) da la impresión de que un acercamiento en clave de pequeñez a una ciudad tan grande será algo así como querer ver la Luna con un microscopio. Por poner un ejemplo/metáfora, El Prado (el museo número doce en la lista de los más visitados a nivel mundial en promedio plurianual),  recibió en 2014  2.536.844 visitantes (6.862 por día de apertura, con 15.084.098 euros de recaudación), El Reina, el diez y ocho del ranking mundial, con 2.673.745 visitantes (en 2013 fueron 3.184.640, por el tirón popular de la exposición Dalí. !Atención, censores del callejero municipal!), y el Thyssen 998.992. Comparen  la imagen que proporcionan estos datos con la de uno de los paradigmas de la cultura podemista. El Patio de Maravillas, y  tendrán una idea de lo que es grande y lo que es pequeño, que servirá para orientarles sobre  cuál puede ser algún ejemplo práctico del enfoque  microfilico de la política .

Y  en esto los ejemplos van más allá de lo municipal, porque  en el corpus teórico podemico, la vía para santificar la  economía de mercado  es tan simple como exigir pequeñez a quien quiera transitar por ella. La vía podemica para no afrontar la espinosa respuesta a la cuestión de si su modelo económico consiente el capitalismo es odiar al capitalismo grande  y querer mucho , mucho (mas exactamente, y como diria Flanders , el cariñoso vecino de Homer Simpson, muchito) al pequeño capitalista. La  actividad empresarial debe  centrarse en las PYMES, o, mejor todavía , en los autónomos,    la economía debe calificarse de  social o colaborativa  y ha de  funcionar pensando en los mercados pequeños y de proximidad .Nunca la adjetivación y la condicionalidad hicieron tanto por la huida de la sustantividad política y, con ello , por la banalización de la política.

La política de lo pequeño aparece así como  una versión más de esa ideología estética de la que se habló en la anterior entrada, y que en este caso hace inevitable evocar, como hace Javier Goma en “Aquiles en el Gineceo”, al protagonista de “El Hombre sin Atributos” , cuando a la pregunta acerca de lo que haría si se pusiese a su disposición el gobierno del mundo contestaba: “No me quedaría más remedio que anular la realidad”

Al igual que en el caso  municipal (guste o no guste, Madrid no es pequeño), nos hallamos ante una operación de anulación de una nada pequeña  realidad española. De la  realidad de un país con cuarenta y seis millones y medio de habitantes (el  quinto más poblado de la UE), de los que el 11% no son españoles, que ocupa la decimosegunda posición en la economía mundial, actuando en un mercado único  europeo, que tiene actividad económica (e intereses no solo económicos) en la ribera sur del Mediterráneo y en Latinoamérica, que  exporta  el 32% de su PIB (por encima del 29% en el que se mueven Francia , Italia o Reino Unido), y aun así suele presentar déficit en su balanza de pagos exterior , por el fuerte peso de las importaciones, en gran medida atribuible a factores como la dependencia energética o las carencias en I+D+i. Una realidad  respecto de la que se podrá tener la valoración que se quiera, en lo malo y en lo bueno, en la salud y en la enfermedad, pero que , como se ve, es bastante grande y en nada aislable de lo que ocurre más allá de la proximidad.

Y una realidad en la que (abrir parentesis) si existe  un problema empresarial diagnosticado este es, precisamente,  el de la pequeñez de sus empresas que les impide alcanzar la dimensión critica para rentabilizar  las inversiones (económicas y  tecnológicas) y realizar los cambios organizativos que pueden hacer más estable la actividad económica. Recuerden, por ejemplo, que de los más de tres millones de empresas españolas, la mitad no cuentan con un solo asalariado, y casi un millón de ellas tenían menos de dos, lo que lleva a un número medio de 4,7  trabajadores por empresa , frente al 5,7 de Francia o el 11,7 de Alemania. Recuerden, por ejemplo, que solo un 40% de las empresas de menos de 20 trabajadores supera los 20 años de vida, mientras que un 43% de  las de más de 250 si lo hacen, y que la productividad de las microempresas es casi tres veces inferior a las de las grandes.

La microfilia/macrofobia, la busca de protección en lo pequeño y lo personal. es sin duda un buen consuelo  psicológico cuando el cruel mundo exterior  ha herido nuestros sentimientos, y está en el origen del pensamiento romántico, como sublimación de la melancolía por medio de la estética. Por eso no parece difícil establecer una relación entre este amor político por lo pequeño y la búsqueda de protección frente a la globalización, la crisis financiera internacional y los rescates europeos. Sin duda que esta protección es necesaria, aunque es más que dudoso que la pueda proporcionar  una  visión de la política  como  manual de autoayuda en clave autárquica, que lo mismo puede justificar el proteccionismo arancelario, la salida del euro o la fantasía nacionalista de una Cataluña autosuficiente que juega, siempre en diminutivo, a hacerse casitas en las que cabe todo, desde minieuros canjeables por los de verdad al 1×1 hasta macrojubilaciones financiadas con maxicuotas.Y a proposito de  nacionalismos, recuerden la permanente base victimista, de sentimientos heridos, en la que suele fundarse  el narcisismo identitario .

Naturalmente que estas cosas no pasan por que sí, hay varias razones que las pueden explicar : la reaparición con la crisis del rostro más canalla del capitalismo (el adjetivo es de Cesar Rendueles, en el título de un espléndido libro, que puede gustar incluso cuando no se compartan sus tesis) o el  situarnos en un escenario político marcado por el final de los Grandes Relatos de la Modernidad Socialista y Liberal. Sobre todo ello hay que pensar y sacar conclusiones, particularmente desde un espacio político como el de la izquierda que , como recordaba Martin Wolf  a propósito de los cambios en el laborismo británicos, se debe caracterizar por el equilibrio entre radicalidad y racionalidad. Pero me temo que en planteamientos  de renacimiento de la izquierda como los que  estamos comentando,  predominan valores bien lejanos de ese mix de racionalidad y radicalidad, y más bien  próximos del hábitat en el que se desarrolló la adolescencia de Aquiles, en el gineceo de la isla de Sciros.

2.Esciros.

“La diosa, indiferente al resultado de la guerra y preocupada tan solo de la vida de su hijo, oculto al joven Aquiles donde a nadie se le ocurriría buscarlo, en el gineceo de la corte de Licomedes en Esciros“. Javier Goma´Lanzón.”Aquiles en el Gineceo”.

A partir de la historia de Aquiles,  oculto con ropas femeninas en la isla  de Esciros para evitar su anunciada muerte en la Guerra de Troya, Javier Goma construye  una potentísima metáfora del aprendizaje de la condición de ser mortal, y con ello ciudadano de la polis, precisamente por medio de la marcha de Aquiles de Esciros rumbo a  Troya, y con ella,a su muerte. Para Goma, Aquiles se encuentra en el gineceo en el estadio de la subjetividad adolescente, sin experiencia de la realidad, “en la contemplación estética de su generalidad abstracta la realidad es amable, es artística , es incruenta, y deja espacio a una espontaneidad que crece y se inflama ante la vastedad de todo un mundo que se le somete sin resistencias”. A partir de ahí, la formación del yo y del ciudadano de la polis  es un progreso “desde un estadio estético subjetivo hasta la objetividad del estadio ético”. Estetica y subjetividad del habitante de una pequeña isla serian ahora las señas de identidad de la Izquierda Reborn(como los Evangélicos del Middle West) /Reloaded(como Matrix). ¿Quieren algun ejemplo mas?

Microfilia, proximidad y customizacion/personalización aparecerán unidas, porque nada hay más próximo a uno mismo que uno mismo.Por eso no es casual la aficion de la Izquierda Reborn a la Politica Tweeter, en la que , como dice la columnista de New Statesman Helen Lewis,lo que cuenta es señalar por medio de likes y retuiteos las virtudes propias , mostrando narcisistamente a los colegas la altura moral de las causas que apoyas. Por eso hemos visto como las promesas de cumplimiento de la Constitución se adornaban de perífrasis privadas, que hacían de lo público una cuestión personal. Por eso los alcaldes redecoran  salones de plenos y despachos , quitando y poniendo de su iconografía conforme a sus gustos privados, es decir, como si fueran suyos  y sometidos por ello exclusivamente a sus criterios sobre interiorismo, en vez de   dependencias públicas , regidas por el Derecho Público. La respuesta de Colau a las críticas de la retirada del retrato de Juan Carlos I, consistentes en apelar a sus convicciones republicanas, no deja lugar a duda de que la alcaldesa ve los asuntos públicos como asuntos privados, con la misma  lógica aplastante con la que podría en el futuro revisar las licencias de apertura de las charcuterías , basándose en sus convicciones veganas. En el viaje de Lilliput a Esciros, a la banalización de la política  le sigue, como la sombra al cuerpo, la de lo público.

Y estas banalizaciones tienen una proyección bastante inquietante en un ámbito clave para identificar los proyectos políticos, como es el modelo de Estado de Bienestar. La ideologia de lo  pequeño, próximo y personalizado , que podría verse como inofensiva expresion folclórica de un pensamiento embarullado ,tiene ya un  ejemplo en la entronización en el imaginario de la Izquierda Reborn de  la Política de los Cuidados. Sin pretensiones de divinizar al sistema de Seguridad Social de base contributiva laboral y gestión publica, una piensa inevitablemente en Chesterton y su afirmación de que quien  deja de creer en Dios empieza a creer en cualquier cosa.

Resumiendo, recuerden la  cancion”Personal Jesus”, contenida en el álbum “Violator” del  grupo británico Depeche Mode  (hay una estremecedora versión, prácticamente gospel, de Johnny Cash en uno de sus American Recordings). Aquí lo tienen todo: pequeño, próximo, personalizado, con cuidados, y con una impecable factura estética.

Tu propio Jesús personal.                                                                 “Your own personal Jesus.

Alguien que escucha tus plegarias.                                                    Someone to hear your prayers.

Alguien que cuida.                                                                                  Someone who cares.

Tu propio Jesús personal.                                                                      Your own personal Jesus.

Alguien que escucha tus plegarias.                                                      Someone to hear your prayers.

Alguien que esta alli.                                                                               Someone who´s there.

…………………………….                                                                               —————————.

 

Tiende la mano y toca fe”                                                                                     Reach out and touch faith”

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>