Archivo mensual: septiembre 2015

PARQUE PODEMICO II:ENTRE EL REINO DE LILLIPUT Y LA ISLA DE ESCIROS

1.  Lilliput.

La ciudad es un cuadrado exacto y cada lado de la muralla tiene quinientos pies de longitud. Las dos grandes calles que se cruzan y la dividen en cuatro partes iguales tienen cinco pies de anchura. Las demás vías, en que no pude entrar, y solo vi de paso, tienen de doce a diez y ocho pulgadas. La población es capaz para quinientas mil almas”. Jonathan Swift. “Los viajes de Gulliver”. Parte Primera. Viaje a Lilliput.

 

La microfilia  de Carmena (véase Parque Podemico I), consecuencia lógica de su declarado aborrecimiento de lo grande,  es un buen ejemplo de una línea recurrente en el municipalismo podémico, que suele venir asociada a la consideración de la  proximidad como virtud (!Que nos tuteen y que nos tweeteen!) y como praxis política (!polis sí, pero de proximidad!). Este sería el momento de recordar que Madrid, con 3.165.235  habitantes censados es, tras Londres y Berlín, la tercera capital en población de la UE , siendo razonable pensar que del  tenor de esta poco pequeña magnitud serán los asuntos en  los que tienen que ocuparse los responsables municipales.

Al margen del sonido confortable y hasta cariñoso de adjetivos  como pequeño y próximo (!Hey peque, aproximate un poco más , que estarás mas cómodo!) da la impresión de que un acercamiento en clave de pequeñez a una ciudad tan grande será algo así como querer ver la Luna con un microscopio. Por poner un ejemplo/metáfora, El Prado (el museo número doce en la lista de los más visitados a nivel mundial en promedio plurianual),  recibió en 2014  2.536.844 visitantes (6.862 por día de apertura, con 15.084.098 euros de recaudación), El Reina, el diez y ocho del ranking mundial, con 2.673.745 visitantes (en 2013 fueron 3.184.640, por el tirón popular de la exposición Dalí. !Atención, censores del callejero municipal!), y el Thyssen 998.992. Comparen  la imagen que proporcionan estos datos con la de uno de los paradigmas de la cultura podemista. El Patio de Maravillas, y  tendrán una idea de lo que es grande y lo que es pequeño, que servirá para orientarles sobre  cuál puede ser algún ejemplo práctico del enfoque  microfilico de la política .

Y  en esto los ejemplos van más allá de lo municipal, porque  en el corpus teórico podemico, la vía para santificar la  economía de mercado  es tan simple como exigir pequeñez a quien quiera transitar por ella. La vía podemica para no afrontar la espinosa respuesta a la cuestión de si su modelo económico consiente el capitalismo es odiar al capitalismo grande  y querer mucho , mucho (mas exactamente, y como diria Flanders , el cariñoso vecino de Homer Simpson, muchito) al pequeño capitalista. La  actividad empresarial debe  centrarse en las PYMES, o, mejor todavía , en los autónomos,    la economía debe calificarse de  social o colaborativa  y ha de  funcionar pensando en los mercados pequeños y de proximidad .Nunca la adjetivación y la condicionalidad hicieron tanto por la huida de la sustantividad política y, con ello , por la banalización de la política.

La política de lo pequeño aparece así como  una versión más de esa ideología estética de la que se habló en la anterior entrada, y que en este caso hace inevitable evocar, como hace Javier Goma en “Aquiles en el Gineceo”, al protagonista de “El Hombre sin Atributos” , cuando a la pregunta acerca de lo que haría si se pusiese a su disposición el gobierno del mundo contestaba: “No me quedaría más remedio que anular la realidad”

Al igual que en el caso  municipal (guste o no guste, Madrid no es pequeño), nos hallamos ante una operación de anulación de una nada pequeña  realidad española. De la  realidad de un país con cuarenta y seis millones y medio de habitantes (el  quinto más poblado de la UE), de los que el 11% no son españoles, que ocupa la decimosegunda posición en la economía mundial, actuando en un mercado único  europeo, que tiene actividad económica (e intereses no solo económicos) en la ribera sur del Mediterráneo y en Latinoamérica, que  exporta  el 32% de su PIB (por encima del 29% en el que se mueven Francia , Italia o Reino Unido), y aun así suele presentar déficit en su balanza de pagos exterior , por el fuerte peso de las importaciones, en gran medida atribuible a factores como la dependencia energética o las carencias en I+D+i. Una realidad  respecto de la que se podrá tener la valoración que se quiera, en lo malo y en lo bueno, en la salud y en la enfermedad, pero que , como se ve, es bastante grande y en nada aislable de lo que ocurre más allá de la proximidad.

Y una realidad en la que (abrir parentesis) si existe  un problema empresarial diagnosticado este es, precisamente,  el de la pequeñez de sus empresas que les impide alcanzar la dimensión critica para rentabilizar  las inversiones (económicas y  tecnológicas) y realizar los cambios organizativos que pueden hacer más estable la actividad económica. Recuerden, por ejemplo, que de los más de tres millones de empresas españolas, la mitad no cuentan con un solo asalariado, y casi un millón de ellas tenían menos de dos, lo que lleva a un número medio de 4,7  trabajadores por empresa , frente al 5,7 de Francia o el 11,7 de Alemania. Recuerden, por ejemplo, que solo un 40% de las empresas de menos de 20 trabajadores supera los 20 años de vida, mientras que un 43% de  las de más de 250 si lo hacen, y que la productividad de las microempresas es casi tres veces inferior a las de las grandes.

La microfilia/macrofobia, la busca de protección en lo pequeño y lo personal. es sin duda un buen consuelo  psicológico cuando el cruel mundo exterior  ha herido nuestros sentimientos, y está en el origen del pensamiento romántico, como sublimación de la melancolía por medio de la estética. Por eso no parece difícil establecer una relación entre este amor político por lo pequeño y la búsqueda de protección frente a la globalización, la crisis financiera internacional y los rescates europeos. Sin duda que esta protección es necesaria, aunque es más que dudoso que la pueda proporcionar  una  visión de la política  como  manual de autoayuda en clave autárquica, que lo mismo puede justificar el proteccionismo arancelario, la salida del euro o la fantasía nacionalista de una Cataluña autosuficiente que juega, siempre en diminutivo, a hacerse casitas en las que cabe todo, desde minieuros canjeables por los de verdad al 1×1 hasta macrojubilaciones financiadas con maxicuotas.Y a proposito de  nacionalismos, recuerden la permanente base victimista, de sentimientos heridos, en la que suele fundarse  el narcisismo identitario .

Naturalmente que estas cosas no pasan por que sí, hay varias razones que las pueden explicar : la reaparición con la crisis del rostro más canalla del capitalismo (el adjetivo es de Cesar Rendueles, en el título de un espléndido libro, que puede gustar incluso cuando no se compartan sus tesis) o el  situarnos en un escenario político marcado por el final de los Grandes Relatos de la Modernidad Socialista y Liberal. Sobre todo ello hay que pensar y sacar conclusiones, particularmente desde un espacio político como el de la izquierda que , como recordaba Martin Wolf  a propósito de los cambios en el laborismo británicos, se debe caracterizar por el equilibrio entre radicalidad y racionalidad. Pero me temo que en planteamientos  de renacimiento de la izquierda como los que  estamos comentando,  predominan valores bien lejanos de ese mix de racionalidad y radicalidad, y más bien  próximos del hábitat en el que se desarrolló la adolescencia de Aquiles, en el gineceo de la isla de Sciros.

2.Esciros.

“La diosa, indiferente al resultado de la guerra y preocupada tan solo de la vida de su hijo, oculto al joven Aquiles donde a nadie se le ocurriría buscarlo, en el gineceo de la corte de Licomedes en Esciros“. Javier Goma´Lanzón.”Aquiles en el Gineceo”.

A partir de la historia de Aquiles,  oculto con ropas femeninas en la isla  de Esciros para evitar su anunciada muerte en la Guerra de Troya, Javier Goma construye  una potentísima metáfora del aprendizaje de la condición de ser mortal, y con ello ciudadano de la polis, precisamente por medio de la marcha de Aquiles de Esciros rumbo a  Troya, y con ella,a su muerte. Para Goma, Aquiles se encuentra en el gineceo en el estadio de la subjetividad adolescente, sin experiencia de la realidad, “en la contemplación estética de su generalidad abstracta la realidad es amable, es artística , es incruenta, y deja espacio a una espontaneidad que crece y se inflama ante la vastedad de todo un mundo que se le somete sin resistencias”. A partir de ahí, la formación del yo y del ciudadano de la polis  es un progreso “desde un estadio estético subjetivo hasta la objetividad del estadio ético”. Estetica y subjetividad del habitante de una pequeña isla serian ahora las señas de identidad de la Izquierda Reborn(como los Evangélicos del Middle West) /Reloaded(como Matrix). ¿Quieren algun ejemplo mas?

Microfilia, proximidad y customizacion/personalización aparecerán unidas, porque nada hay más próximo a uno mismo que uno mismo.Por eso no es casual la aficion de la Izquierda Reborn a la Politica Tweeter, en la que , como dice la columnista de New Statesman Helen Lewis,lo que cuenta es señalar por medio de likes y retuiteos las virtudes propias , mostrando narcisistamente a los colegas la altura moral de las causas que apoyas. Por eso hemos visto como las promesas de cumplimiento de la Constitución se adornaban de perífrasis privadas, que hacían de lo público una cuestión personal. Por eso los alcaldes redecoran  salones de plenos y despachos , quitando y poniendo de su iconografía conforme a sus gustos privados, es decir, como si fueran suyos  y sometidos por ello exclusivamente a sus criterios sobre interiorismo, en vez de   dependencias públicas , regidas por el Derecho Público. La respuesta de Colau a las críticas de la retirada del retrato de Juan Carlos I, consistentes en apelar a sus convicciones republicanas, no deja lugar a duda de que la alcaldesa ve los asuntos públicos como asuntos privados, con la misma  lógica aplastante con la que podría en el futuro revisar las licencias de apertura de las charcuterías , basándose en sus convicciones veganas. En el viaje de Lilliput a Esciros, a la banalización de la política  le sigue, como la sombra al cuerpo, la de lo público.

Y estas banalizaciones tienen una proyección bastante inquietante en un ámbito clave para identificar los proyectos políticos, como es el modelo de Estado de Bienestar. La ideologia de lo  pequeño, próximo y personalizado , que podría verse como inofensiva expresion folclórica de un pensamiento embarullado ,tiene ya un  ejemplo en la entronización en el imaginario de la Izquierda Reborn de  la Política de los Cuidados. Sin pretensiones de divinizar al sistema de Seguridad Social de base contributiva laboral y gestión publica, una piensa inevitablemente en Chesterton y su afirmación de que quien  deja de creer en Dios empieza a creer en cualquier cosa.

Resumiendo, recuerden la  cancion”Personal Jesus”, contenida en el álbum “Violator” del  grupo británico Depeche Mode  (hay una estremecedora versión, prácticamente gospel, de Johnny Cash en uno de sus American Recordings). Aquí lo tienen todo: pequeño, próximo, personalizado, con cuidados, y con una impecable factura estética.

Tu propio Jesús personal.                                                                 “Your own personal Jesus.

Alguien que escucha tus plegarias.                                                    Someone to hear your prayers.

Alguien que cuida.                                                                                  Someone who cares.

Tu propio Jesús personal.                                                                      Your own personal Jesus.

Alguien que escucha tus plegarias.                                                      Someone to hear your prayers.

Alguien que esta alli.                                                                               Someone who´s there.

…………………………….                                                                               —————————.

 

Tiende la mano y toca fe”                                                                                     Reach out and touch faith”

 

 

 

 

 

 

 

 

¿TIENE LA IZQUIERDA FUTURO?

El futuro de la izquierda es un debate sobre puntos de equilibrio, más que sobre modelos antagónicos o alternativos.

El socialismo, hoy, no puede representar un modelo terminado ‘de sociedad, sino un proyecto en el que la cooperación represente una alternativa a la competitividad, como eje básico del progreso de las sociedades.

La misión histórica del socialismo no se limita hoy a moderar los excesos del capitalismo y a dotarle de un rostro humano, sino que el proyecto socialista trata de derrotar al capitalismo en su propio terreno natural de juego, el mercado, recuperándole como institución social creadora de riqueza colectiva.

El reconocimiento de que el mercado no es por definición una estructura económica al servicio del capital, sino una institución social que regula buena parte de las relaciones económicas de todos los seres humanos, supuso un punto de ruptura teórico para el socialismo europeo y para la izquierda en general.

Confundir mercado y capitalismo es un error teórico y político del que se derivan graves problemas estratégicos.

El fracaso planificador de las economías centralizadas, los excesos en la concepción del Estado como agente económico y el injusto refrendo a un proteccionismo económico, no puede servir de excusa para renunciar a definir el papel de lo público de manera explícita, para mantener la vigencia de importantes valores sociales y para reconocer la necesidad de establecer reglas de juego que permitan un desarrollo definido en términos sociales y no sólo en términos, económicos.

Las amenazas de deshumanización que se ciernen sobre nuestras sociedades deberían alentar una reflexión en términos de valores, no únicamente de valores de izquierdas, sino de valores humanos útiles y justos. El capitalismo,
expresa una concepción puramente instrumental o utilitaria de las personas y las estructuras sociales, mientras que para el socialismo son las estructuras económicas, comenzando por el mercado, quienes poseen tal valor utilitario, al servicio de las necesidades humanas.

Hay serios problemas prácticos, comenzando por la necesidad que tienen todas las economías nacionales de resultar competitivas para poder crear riqueza en el volumen suficiente que haga posible atender todas las necesidades sociales; paradójicamente, parece que la forma homologada de alcanzar el nivel económico necesario para este noble objetivo puede exigir como punto de partida una reducción del nivel de cobertura de las necesidades sociales, de tal suerte que configuraría un marco de convivencia en la que primaría la insolidaridad, generaría segregación y permitiría seguir contemplando al fondo de nuestra sociedad, la explotación.

Deberíamos buscar otras formas de alcanzar mejores niveles de capacitación productiva y competitividad, desde un orden social económico cooperativo. Las estructuras económicas modernas, incapacitan a las economías nacionales para adoptar políticas económicas y sociales diferenciales.

Los Estados no pueden permitirse permanecer al margen de los tratados de libre comercio, aunque su adhesión signifique la imposición de un determinado papel en la producción e intercambio de productos y servicios que resulten difíciles para su cultura, sus estructuras sociales y sus necesidades.

No parece posible renunciar a la lógica de los ciclos económicos, desengancharse de una forma de hacer política basada en los indicadores macroeconómicos, estabilizándose en un nivel de riqueza que, adecuadamente repartido, permitiera satisfacer las necesidades humanas esenciales de toda la población.

Es dentro de estos condicionantes donde se sitúa uno de los temas clave para el futuro de la izquierda: la acción de gobierno de los partidos socialdemócratas.

Siendo indudable que el ejercicio del poder exige un elevado nivel de pragmatismo, también resulta indudable que es necesario interrogarse sobre los elementos diferenciadores entre las políticas que desarrollan los gobiernos progresistas y los conservadores. La existencia de una sensibilidad social más intensa en las filas socialdemócratas es evidente.

Pero también es evidente que las políticas económicas y sociales tienden a homologarse, muy particularmente las reformas restrictivas, en los sistemas de protección social y de relaciones laborales. El hecho de que exista una base real de sustentación de algunas de estas actuaciones legislativas, no debe traducirse en una renuncia explícita a definir el modelo de sociedad que la izquierda considera al tiempo necesario y posible. Sin esta definición explícita será difícil esperar algo más que un mimetismo desordenado difícil de explicar a los ciudadanos.

En este contexto restrictivo, para aportar valor real a las propuestas políticas de la izquierda es necesario enfrentar el futuro desde un posicionamiento activo. En lugar de situarse a la defensiva y atrincherarse cada vez que parece sonar la artillería neo/ibera!, hay que demostrar con los hechos que es conciliable una política de protección social avanzada con la rigurosidad económica y política que los tiempos presentes parecen demandar.

En esta tarea, no sirven de mucho los discursos obsoletos, estatalistas a ultranza que simplemente se niegan a reconocer que el papel del Estado en la economía empieza a comprenderse mejor en términos de capacitación e incentivación que de control e intervención.

El hecho de que la sociedad genere formas organizativas concretas para gestionar los recursos colectivos no puede llevarnos a pensar que el objetivo básico de la sociedad sea, precisamente, la defensa dogmática de esas formas de organización, es decir, a confundir los instrumentos con los fines.

Los cambios sociales tiran de las instituciones para que se adapten y si éstas no resultan congruentes con los valores, demandas y necesidades sociales sólo consiguen una creciente desafección por parte de los ciudadanos.

Creo que esta reflexión es necesaria, porque es evidente la existencia en la izquierda de un cierto fetichismo emotivo que intenta obtener adhesiones viscerales a un mundo de viejas palabras e imágenes que pueden haber perdido hoy buena parte de sus contenidos; una posición en la que son los símbolos lo que más importa, como si el mundo de lo real fuera un artificio y sólo tuviera existencia real el mundo de las ideas. Las posiciones socialistas se suman con frecuencia en una especie de perplejidad paralizante; su discurso es a menudo divagante e impreciso y ello ciertamente no aporta valor ni a la sociedad, ni al propio pensamiento de la izquierda.

¿Debe girar necesariamente todo el discurso socialdemócrata en torno al papel del Estado? No, a mi entender.

Los valores de izquierdas -la solidaridad, la cooperación, la distribución equitativa de los recursos sociales, el bienestar entendido como ayuda mutua y protección frente a los riesgos, la emancipación de las penurias y la incultura para todos los seres humanos- siguen manteniendo plena vigencia y en este universo el papel del Estado es esencial. Pero desde ¡a propia sociedad, desde sus sectores más comprometidos, se reivindican nuevas formas de plasmar estos valores.

Sin suficiencia y eficiencia económica, sin control financiero y sin legitimación social el sistema de instituciones de bienestar de nuestro país estaría comprometido, porque ya no es posible sostener una política de protección social a partir únicamente de la capacidad de la regulación normativa estatal -el poder-, sino que su razón de ser debe enmarcarse en las propias exigencias y posibilidades de un estado social moderno bien sostenido por los propios ciudadanos.

Mantener los niveles existentes de protección social puede colisionar con las expectativas de los sectores sociales que soportan el gasto público, con las capas medias de la población.

Son estas capas medias de la población -el primer mundo de las sociedades desarrolladas- quienes, en mayor medida, tienden a adherirse a posiciones políticas conservadoras que prometen reducir las cargas sociales y fiscales,
privatizando amplios campos de la provisión y/o cobertura social, para su compra en un mercado ampliado de servicios, reforzando de hecho una cultura insolidaria del sálvese quien pueda, lo que constituye la principal amenaza para el Estado de Bienestar.

El que, desde posiciones solidarias, se analice angustiadamente la profunda perversión de unos valores que se creían sólidamente asentados no aporta valor a la acción política: no pasa de ser un ejercicio académico irrelevante para la marcha de las sociedades.

Hablando en términos muy prácticos, especialmente ante situaciones de crisis, la definición del papel del Estado exige tener en cuenta qué prestaciones públicas son necesarias para no desnaturalizar un servicio ; qué criterios deben emplearse si se hiciera indispensable establecer prioridades; qué recursos sustentan estas políticas y si lo necesario coincide con lo posible; qué formas de cuidados y prestaciones pueden ser consideradas socialmente aceptables en cada momento; cuándo debe comenzar y terminar cada prestación y, sobre todo, quién debe estar comprometido en la toma de decisiones en política social.

Tener preparadas estas hipótesis de trabajo supondrá de hecho salvar el Estado de Bienestar una vez superadas las condiciones económicas desfavorables. No debieran confundirse las medidas que puedan tomarse ante una situación de cierta emergencia económica, con el nuevo rostro que podría darse a esta sociedad desde postulados ideológicos que no son, ciertamente, socialdemócratas. Ese nuevo rostro de nuestra sociedad, lo veríamos configurado si las medidas restrictivas no se tomaran con suficiente fundamento en nuestra realidad y en nuestra cultura, sino como respuesta a la de poderosos sectores bien organizados, tópicos o modas que encubren perfiles ideológicos de largo alcance, y que, en último extremo, tienen poco que ver con la solidaridad, la izquierda y la socialdemocracia.

Existe, también, un dilema ético que debemos afrontar y que determina los planteamientos ante la oferta de prestaciones, la asignación de recursos, su utilización y; además, pone sobre el tapete otras preguntas más pragmáticas y
cotidianas, que hoy carecen de una respuesta inequívoca y que podríamos resumir en la siguiente: ¿quién define la eficacia -y por tanto la prioridad- de cada uno de los subsistemas interrelacionados que actúan directa o indirectamente sobre el bienestar social y otras funciones críticas que tienen lugar en el ámbito de lo público?.

La ideología socialista, en cuya tradición histórica destaca la aceptación de la transferencia de derechos individuales al estado, hoy ha de ser mucho más realista; no es posible aplicar esquemas rígidos que no se adaptan a situaciones cambiantes.

Los ciudadanos van exigiendo mayor capacidad de decisión y, además, en sus escalas de valores aparecen nuevas exigencias relacionadas con la calidad de vida. En su relación con los servicios públicos, esta nueva colectividad exige nuevas respuestas más eficientes, de mayor calidad.

Es necesario establecer sistemas de equilibrio efectivo que garanticen que los poderes públicos, en el desarrollo de sus competencias, se orienten a satisfacer las necesidades colectivas y no sus propias exigencias corporativas.

En el ámbito público, la necesidad de establecer un sistema de equilibrios se traduce en la necesidad de rediseñar la planificación paternalista si se pretende realmente que los ciudadanos puedan ejercer un papel de contravalor frente a los políticos y los gestores, que continúan dominando los procesos de toma de decisiones. En esta orientación y según mi criterio, el papel del Estado es insustituible, pero es necesario impulsar una nueva mentalidad política y de gestión pública que persiga el cambio de paradigma, desde el paternalismo a la participación real, desde el ciudadano como objeto, al ciudadano como sujeto. De lo estatal, a lo público como ámbito integrador de todas las dinámicas sociales fundamentadas en los valores socialistas.

Para poder desarrollar esta nueva visión de la sociedad del siglo XXI, es preciso un importante esfuerzo de reflexión y de producción teórica; posiblemente, ésta sea la tarea más urgente si pretendemos que la izquierda europea sea algo más que un mero equilibrio entre el pragmatismo y las señas de identidad históricas.

Posiblemente, los viejos valores del socialismo continúan siendo válidos; es, más bien, la forma en que deben plasmarse en una sociedad que ha cambiado mucho y que cada vez es más compleja lo que exige un gran ejercicio de creatividad y de sensibilidad, porque hoy en día los ciudadanos realizan su propia reflexión -si bien, muy mediatizada por unos medios de comunicación omnipresentes- y experimentan sus propias inquietudes y deseos.
Como la propia realidad se encarga de recordar con frecuencia, descalificar las nuevas actitudes sociales con etiquetas -nihilismo, hedonismo, materialismo o egoísmo- no es una buena fórmula. El comportamiento humano es un asunto complejo y sin duda contradictorio, pero los viejos y buenos ideales del socialismo democrático son plenamente reconocibles en muchos de los valores que sustentan la actividad de grupos, movimientos y ciudadanos particulares. Es la propia incapacidad de las estructuras partidistas para integrar los nuevos discursos lo que nos impide ver con frecuencia que la parte más comprometida de la sociedad nos pasa por la izquierda.

 ¿Hasta qué punto es posible integrar estas nuevas sensibilidades sociales en el discurso tradicional de la izquierda? O quizás, sería más correcto el enunciado contrario: ¿hasta qué punto es posible integrar el discurso tradicional de la izquierda en las nuevas sensibilidades sociales?

No es tan sólo un problema de matiz. Sin un sustento social auténtico, sólo existe una izquierda de laboratorio.

Conciliar la integración en las dinámicas sociales con la acción responsable de gobierno en una sociedad mundializada e interdependiente es una contradicción que la izquierda no ha sabido resolver y cuya resolución aún se nos antoja lejana. En todo caso la sensibilidad que nos ha proporcionado nuestra cultura socialdemócrata ha de impedir que el desarrollo de la contradicción llegue hasta los términos de la ruptura.

Complementar una actitud intelectual crítica ante la realidad, con unos comportamientos públicos intachables, en el fondo y en la forma, parece ser la única manera de avanzar recuperando la sintonía con la sociedad.

La nueva ética de lo público nos compromete a todos, pero muy particularmente a aquéllos en cuyas manos deposita la sociedad recursos colectivos, exigiendo una gestión eficiente que aporte la mayor rentabilidad social a cada euro gastado.

Modernizar las estructuras públicas, orientar los servicios hacia la satisfacción de las exigencias de sus usuarios, hacer política entendida como la toma de decisiones comprometida, transmitir valores esenciales, como la equidad y la justicia, etc., son diferentes facetas de una misma vocación de izquierda. Porque hoy más que nunca es posible afirmar que la eficiencia es un prerrequisito para la ética y que la ética es un prerrequisito para la eficiencia.

PARQUE PODEMICO.I .LA ESTETICA COMO IDEOLOGIA

Si la categoria de lo estetico asume la importancia que tiene en la Europa moderna es por que al hablar de arte habla tambien de todas estas cuestiones que constituyeron el meollo de la lucha de la clase media por alcanzar la hegemonia politica“.Terry Eagleton, “La Estetica como Ideologia

El libro de Don Thompson   “El tiburon de doce millones de dolares” es un excelente ejemplo de como se puede saber de economia y , a pesar de ello , construir  ese saber a partir  de la vida real e incluso sacar conclusiones economicamente utiles  para su uso en tal vida. En este caso, se trata de la aplicacion de las tecnicas del analisis economico a las transacciones que se producen en el mundo del arte, con una dedicacion especial a los procesos de formacion de los precios de las obras artisticas, analizando  el papel que  en el desempeñan  los distintos  sujetos participes , desde coleccionistas a marchantes , pasando (mucho) por las casas de subastas y las Ferias de arte, los Museos “de marca” (bastante) o los criticos(poco).

Que quieren que les diga, uno echa de menos analisis tan claros y brillantes  cuando se habla de la formacion de los salarios, de la creacion de empleo y, no digamos , de la relacion entre la primera y la segunda, acostumbrados como estamos a argumentaciones con pretensiones  cientificas , pero que parece tendrian mejor acomodo en el ComicCon de San Diego. En todo caso, dejando clara  mi opinion de que la equivalencia en influencia sobre el empleo de la legislacion laboral seria la del efecto de la critica en el precio de las obras de arte,he de decir que  no es este el camino por el que quiere transitar esta entrada .De lo que se trata ahora es de observar como algunas observaciones  del libro de Thompson  pueden ayudar a orientarnos en  la ultima edicion  de la Bienal “El  Laberinto Español”, que se celebra ahora con el titulo “Parque  Podemico” (Yeswecan Park)

 

Vean las  descripciones  de cuatro  de las obras analizadas por Thompson:”New Hoover, Deluxe Shampoo Polisher” , de Jeff Koons,consistente en una aspiradora encerrada en una vitrina de plexiglas, con tubos fluorescentes a anbos lados, y que segun el catalogo de la subasta en la que alcanzo el precio de 2,16 millones de dolares “Trata las clases sociales y los roles de genero, ademas del consumismo” ;”Uno Mismo”, de Marc Quinn, un molde de la cabeza del artista hecha con cinco litros de su propia sangre congelada, comprada por Charles Saatchi en 1992 por 13.000 libras y vendida a un coleccionista americano en 2005 por  1,5 millones de libras;”Boñiga chapada en oro”, de Terence Koh, una instalacion de  una serie de cajas de cristal que contenian moldes de bronce de excrementos humanos(al parecer del propio artista, aunque se trata de un extremo dificil de confirmar) , recubiertos de oro de 24 quilates, vendida en la Feria Art Basel por 500.000 dolares, y que segun su marchante Javier Peres, constituia una manifestacion de anticonsumismo;la  instalacion de Santiago Sierra en la Lisson Gallery de Londres , consistente en el bloqueo de su entrada con rejillas metalicas , para evitar que los invitados asistieran a la inauguracion, con la intencion , expresada por el autor, de hacer experimentar a la elite cultural la sensacion de ser excluidos.

 

Creatividad, innovacion o valor de impacto, en lugar de las tradicionales habilidades  del dibujo y el uso de los colores. son para Thompson  las cualidades basicas para obtener la distincion de artista de moda, con su logica repercusion en precios. Pues bien,¿no les resulta familiar el uso de estos terminos en la arena politica española para identificar a las fuerzas politicas emergentes? .Vean las descripciones de cuatro casos  practicos  de creatividad, innovacion e impacto en los Podemismos Municipales, de los que, para no herir la sensibilidad de  los lectores, se han omitido ejemplos como  el Holocausto en version Zapata o la supremacia del Derecho Natural sobre las Leyes Parlamentarias en version Colau.

*El concejal Zapata, respondiendo  a la pregunta de la presentadora de “El Internedio” acerca de  si habia tomado la decision de dimitir de responsable cultural del Ayuntamiento de Madrid tras alguna coversacion al respeccto con  los colegas:”Creemos que las conversaciones son una especie de escalas ,  que son ,A, B. C,. Pero en realidad esto nunca ha sido asi.Lo que hablamos todo el rato era una conversacion en la que evolucionabamos todos a la vez, una conversacion que se iba modificando segun iban pasando los dias, no en terminos de susto.Un proceso de reflexion sobre lo que estaba pasando,lo que estaban sufriendo personas que se encontraban en una situacion que no se merecian…”.Este discurso oral  en volutas es  pronunciado  con una comunicacion gestual, del tipo de la utilizada  por los protagonistas de “El Gran Lebowski”, salpicada de pausas en las que el concejal eleva sus ojos al infinito , de modo similar a como  lo hace Brian Wilson en los  conciertos posteriores a su liberacion de las garras de su  terapeuta , el  Dr. Eugene E. Landy.

Titulo de la obra.”Como humo se va:Homenaje a El Nota”. Tecnica :Videoinstalacion, proyectada en bucle sobre dos pantallas con un decalaje de 23 segundos entre ellas.

 

*La Alcaldesa Carmena , en su discurso de toma de posesion ,  tras pedir a los ciudadanos de Madrid que la llamen por su nombre de pila, declara su intencion de intentar seducir  a dichos ciudadanos y de trabajar con la politica de los cuidados, que es lo que hoy dia ya se conoce como la cultura de las mujeres,dado que cree que ha llegado el momento en que las mujeres trabajemos con la cultura de las mujeres. Unos parrafos mas adelante venia la referencia a la cooperativa de limpieza del cole compuesta fundamentalmente por madres, como ejemplo de valor social , que funcionaba muy bien hasta que llego uno de esos contratos inmensos , integrales, que hacen referencia a unas empresas muy grandes y donde vino una especie de objetividad antipatica(esta, como las anteriores,es  cita literal) y un resultado mucho peor del que podia preverse si solamente analizabamos cifras.En esta misma linea magnofobica,en la entrevista que publico el Financial Times con el titulo “La alcaldesa de Madrid busca la politica de lo pequeño”, Carmena declara “Tengo  una autentica aversion a las grandes palabras y los grandes proyectos.Quiero hacer cosas pequeñas, cosas concretas, y cosas que sean eficientes.No quiero tener nada que ver con grandes ideas y grandes dimensiones”.

Titulo de la obra “Small is beautiful”. Tecnica :mixta, ganchillo y petit point sobre lienzo.

*El alcalde de Cadiz sustituyendo  en  el despacho municipal la foto del Rey de España  por la de un anterior alcalde,  la alcaldesa de Barcelona sustituyendo por nada el retrato del Rey Juan Carlos en el salon de plenos del Ayuntamiento, el alcalde de Zaragoza sustituyendo en  el nombre de un polideportivo la refererencia al Principe Felipe por la de  un deportista local, la alcaldesa de Barcelona anunciando un plan para sustituir las referencias en el callejero a miembros de las monarquias españolas…..

Titulo de la obra “Fuera/Dentro :Elogio del interiorismo “. Tecnica :Instalacion, a base de marcos de cuadros ,con lienzos en blanco, de diversos tamaños y materiales, amontonados en una esquina de la sala de exposiciones, y rotulos de calles en los que solo se lee la palabra Carrer, apilados en la otra esquina.

*El repertorio de formulas utilizadas en las tomas de posesion de los nuevos concejales, con añadidos o alternativas a la promesa de guardar y hacer guardar la Constitucion: “Por imperativo legal y sin renunciar a los principios republicanos”, “Hasta que los ciudadanos de mi pais la cambien para recuperar la soberania de los derechos sociales”,”Hasta devolver la soberania  al pueblo”, ” Hasta poner las instituciones al  servicio de la gente”,”Hasta que existan otras que esten a la altura de los ciudadanos, sirviendo a todos los gaditanos y obedeciendo la voz del pueblo”, “Hasta que el pueblo trabajador catalan, ejerciendo su voluntad democratica emprenda un proceso constituyente hacia una republica catalana soberana,libre y  justa socialmente”, “Me comprometo a luchar por el cumplimiento de los derechos humanos para Andalucia , España y la Humanidad por encima de cualquier otro interes y bajo esa premisa prometo acatar la Constitucion”, “Omnia sunt comunia, todo en comun,todo de todos”

Titulo de la obra “Customizaciones Constitucionales Pret a Porter”.Tecnica: Serigrafia , a partir de fotocopias del texto de la Constitucion Española publicado en el BOE, viradas en tonos del naranja al rojo( al modo de las series Marilyn de Andy Warhol) e intervenidas con tachaduras y frases añadidas en diversos articulos mediante boligrafo BIC punta fina.

 

Estos extractos del catalogo de la exposicion “Parque Podemico” ponen de relieve un nuevo avance en la relacion  entre arte y politica, que nos hace pensar en lo que decia Eagleton, cuando analizaba la vision de Lukacs sobre las relaciones entre politica y estetica :”Ante la falta de socialismo, habra que arreglarselas con el arte”. Da la impresion de que  son   ahora  las novisimas corrientes artisticas las que dan forma al novisimo  pensamiento politico. ¿Solo forma?.Parece que se puede ir mas alla en el analisis , por que una serie de terminos , como pequeño,proximo o cuidados, se repiten en los textos de presentacion de este catalogo, y se puede razonablemente pensar  que con ellos se esta articulando , desde la estetica ,una ideologia, que en este caso tiene pretensiones de ocupar el espacio de la izquierda.Pero, antes de  continuar  ,  es imprescidible una dosis de Felix de Azua, especialmente si hacen el ejercicio de , donde dice materia artistica, leer materia politica, y tambien  sustituir belleza o excelencia por  algunos de sus   valores  favoritos de la  cultura socialdemocrata.

“Desaparecido el concepto de belleza o  excelencia como categoria reguladora, el valor de lo significativo, lo actual y lo interesante es , en materia artistica, un absoluto”.(Del prologo de la edicion de 2002  del “Diccionario de las Artes”).

^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^

El autor desea expresar su agradecimiento a la Real Sociedad de Amigos del Museo  Nacional Centro de Arte  Reina Sofia, personalizado en su Directora Marga Paz, su inestimable colaboracion en la elaboracion de esta entrada, que no habria sido posible sin ella.