Archivo mensual: abril 2014

Los Estados Unidos de Europa

Publicado en el diario La Nueva España el domingo, 20 de abril de 2014

La perspectiva de unos Estados Unidos de Europa, según la formula del escritor y político francés  Víctor Hugo (1802-1885), correspondía a un ideal humanista y pacifista que fue brutalmente desmentido por los trágicos conflictos que destrozaron el continente durante la primera mitad del siglo XX. Después de varios intentos de integración, el proceso actual surge de los rescoldos de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), conflicto en el que hubo 55 millones de muertos, 35 millones de heridos, 3 millones de desaparecidos y 30 millones de personas desplazadas o deportadas.

Desde aquel 9 de mayo de 1950 en que Robert Schuman, entonces ministro francés de Asuntos Exteriores, propuso la unión de la producción y el consumo del carbón y del acero de Francia y Alemania, a la que pudiesen integrarse después otros países europeos (conocida por las siglas CECA), han transcurrido ya sesenta y cuatro años, durante los que se han combinado sucesivos procesos de profundización en la integración  económica y de ampliación territorial de los seis Estados miembros iniciales.

La Unión Europea de hoy está constituida por 28 Estados miembros que suman 4 millones de kilómetros cuadrados y una población de 503 millones de habitantes –la tercera del mundo después de China y la India-, que tiene que entenderse a través de 24 lenguas oficiales, y en la que 18 de esos Estados tienen una misma moneda: el euro. Con el 7 por ciento de la población mundial, la Unión Europea tiene un Producto Interior Bruto de casi 13 billones de euros, mayor que el generado por los Estados Unidos,  y es el primer bloque comercial al representar el 20 por ciento de las transacciones comerciales mundiales. Sin embargo, la magnitud de estos datos no debería hacernos olvidar las deficiencias y limitaciones de la configuración política europea, pues a pesar de los avances realizados,  hoy se puede seguir afirmando que  la Unión Europea es “un gigante económico, pero un enano político”.

La polémica inicial entre los padres fundadores, federalistas (Altiero Spinelli) y funcionalistas (Jean Monet), que se decantó finalmente hacía estos últimos, dio lugar a un largo proceso de pasos sucesivos hacia una entidad “sui generis” en el ámbito internacional que es la Unión Europea, en la que se entremezclan aspectos de integración plena con meras acciones de cooperación.

La actual Unión Europea no es, desde luego, toda Europa, pero durante algún tiempo ha sido su motor principal, y en ciertos momentos su núcleo más creador y dinámico. Europa no existirá como entidad real si la Unión Europea no culmina con éxito su proyecto. En mi opinión, el proyecto de integración europea se ha tomado unas largas vacaciones desde que el socialista Jacques Delors -el más preclaro presidente que ha tenido hasta ahora la Comisión europea- se fue en 1995, después de diez años al frente de esta institución y de haber impulsado objetivos tan importantes como el mercado único y el euro.

Después de una década de grandes avances en el proceso de integración –la de los años noventa- se produjo el fracaso del ambicioso proyecto de reformas que contemplaba la Estrategia de Lisboa –aprobada en marzo de 2000- que tenía como objetivo que en 2010 la Unión Europea fuese “la economía basada en el conocimiento más dinámica y competitiva del mundo, capaz de un crecimiento sostenible, acompañado de más y mejores empleos, y de una mayor cohesión social”. Posteriormente, se produjo otro nuevo fiasco en el camino de la integración: la no ratificación de la Constitución europea que firmaron los Jefes de Estado y de Gobierno en Roma el 29 de octubre de 2004. La entrada en vigor en diciembre de 2007 del Tratado de Reforma de Lisboa –sustituto de la frustrada Constitución- no ha resuelto los problemas institucionales y de gobernanza que sigue teniendo la Unión. Y, por otra parte, con la crisis financiera que comienza en septiembre de 2008, la mayor preocupación de la política comunitaria ha pasado a ser la lucha contra el déficit y los programas de austeridad económica.

En definitiva, la Unión Europea está hoy estancada a medio camino entre un pasado complejo y un futuro por construir, que  -además de factores difíciles de prever- debería de depender más de la voluntad y el compromiso de los movimientos ciudadanos paneuropeos que de las decisiones de los gobiernos de los Estados miembros. Las próximas elecciones al Parlamento europeo deberían servir para debatir si se avanza o no hacia una fase de mayor integración, o bien la alternativa es quedarnos en un proyecto que se conforma con pequeños pasos como la unión bancaria a plazos y una mayor supervisión y coordinación de las políticas presupuestarias nacionales.

Una cuestión clave que –a mi entender- debería ser objeto de debate sería la siguiente: ¿es posible construir una verdadera Unión Europea con un presupuesto comunitario como el actual? Me explico, el presupuesto para 2013 ascendía a 150.900 millones de euros, que puede parecer importante en términos absolutos, pero que sólo representa el 1 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) de la Unión Europea. Frente a estas cifras, el gobierno federal de los Estados Unidos –país poco proclive al desarrollo del sector público- tiene un presupuesto que supone casi el 20 por ciento de su PIB. Con este presupuesto, el gobierno de Washington puede afrontar verdaderas políticas anticíclicas y desarrollar gran parte de las políticas sociales en todo el territorio norteamericnao. Es claro, que con un presupuesto como el comunitario la Comisión europea no puede hacer frente a los llamados shocks asimétricos y son los Estados los que tienen que afrontarlos con políticas nacionales. Consecuencia de todo ello es que en la Unión Europea la presión fiscal, el gasto público y la cohesión social presentan grandes diferencias entre países.

Si a esto unimos que el presupuesto de la Unión Europea se financia con aportaciones de los Estados miembros y sólo en una pequeñísima parte con recursos propios, tenemos el problema derivado del cálculo de “cuanto aporto y cuanto recibo”, que ha dado lugar a las demandas de reducción de aportaciones al presupuesto comunitario por parte de ciertos países, cuyo ejemplo más emblemático es el llamado cheque inglés.

Otro aspecto a considerar es la falta de un proyecto de armonización fiscal, que evite las distorsiones actuales entre países, especialmente en el caso de la base y de los tipos del impuesto sobre sociedades; por cierto, demanda ya planteada desde 2007 por el Partido Socialista Europeo (PSE). En esta línea cabe recordar que el PSE adoptó a finales de los noventa un documento sobre la fiscalidad en el ámbito de la Unión Europea. En este documento se constataba una realidad que venía siendo ya analizada –tanto en el plano académico, por Malinvaud y Drézè, como en el político, por Delors-, y que ponía de relieve que resultaba insoportable para el empleo en Europa que la mayor fiscalidad relativa en los sistemas de protección social la soportasen los trabajadores menos cualificados, lo que explicaría la concentración del desempleo en los más bajos niveles de cualificación. Más aún, esa realidad sugiere la existencia de una enorme contradicción: las actividades intensivas en mano de obra (más proporción de trabajadores no cualificados) estarían financiando la menor fiscalidad efectiva de las empresas más intensivas en capital (menor proporción de trabajadores de baja cualificación). Por eso ya no tiene sentido alguno rebajas universales de las cotizaciones sociales, sino que éstas deben de producirse de modo selectivo si lo que se pretende con ellas no es la reducción de la presión fiscal sino el incentivo del empleo de colectivos que se encuentran en mayores dificultades. A ese respecto, la respuesta del PSE fue la de explorar nuevas fuentes de financiación de la Seguridad Social. En aquellas fechas, la propuesta de los socialdemócratas europeos consistía básicamente en mantener que las cotizaciones a cargo de los trabajadores deberían de seguir relacionadas con sus salarios, pero en la parte correspondiente de las empresas se proponía introducir una nueva base de cotización, que iba más allá de los salarios al incluir todo el valor añadido de la actividad empresarial (salarios, dividendos, rentas e intereses). De esa forma se diversificaría la carga fiscal y se podría corregir la discriminación que actualmente opera a favor de las empresas intensivas en capital. Claro que para que la puesta en marcha de esta medida no generase peligros de deslocalizaciones intraeuropeas sería necesario que se adoptase simultáneamente por el conjunto de los países europeos. Y eso requiere que exista una verdadera armonización fiscal. Otra cuestión a analizar sería la deslocalización de las empresas intensivas de capital hacia áreas no europeas libres de este tipo de cargas.

Por tanto, se necesita un verdadero proyecto de integración europea que contemple, entre otros asuntos, el aumento del presupuesto comunitario, la armonización fiscal, la reforma en las fuentes de financiación de la Seguridad Social, la convergencia en los Estados de Bienestar, así como una posición negociadora común en las instituciones internacionales, especialmente en la Organización Mundial de Comercio (OMC) en relación al establecimiento de aranceles que eviten el dumping social y el medio ambiental que practican muchos países emergentes que no respetan las normas laborales de la Organización Internacional de Trabajo (OIT), ni cumplen los límites contemplados en el Protocolo de Kioto sobre el cambio climático.

Otra cuestión pendiente es la reforma institucional. En este sentido, recuerdo que cuando asistía en los primeros años noventa -acompañando al entonces ministro Carlos Romero- a los Consejos de Ministros de Agricultura, se necesitaban días y noches para tomar decisiones en el ámbito de la Política Agraria Común (PAC) con el fin de aunar los intereses de la Comisión y el de los 12 Estados Miembros que por entonces componían la Unión Europea. Ahora con 28 Estados miembros la toma de decisiones debe resultar harto complicada, de ahí la necesidad urgente de un verdadero gobierno comunitario que salga de unas elecciones y que responda políticamente ante el Parlamento europeo y no ante los gobiernos nacionales.

Un elemento fundamental –por cierto poco considerado- para que el proceso de integración europea se canalice adecuadamente serían los avances substanciales en las tecnologías del lenguaje –en las que la Unión Europea venía siendo líder mundial- para facilitar la comunicación entre 500 millones de personas que tienen 24 lenguas oficiales diferentes.

Por otra parte, cabe señalar que un proceso que avance decididamente hacia la culminación de la integración política y económica europea sería una posible forma de superar –por elevación- los conflictos territoriales españoles, pero para ello tendríamos que hablar menos de España y más Europa. Espero que el próximo 8 de mayo –declarado oficialmente día de la Unión Europea- el camino hacía los Estados Unidos de Europa comience a vislumbrarse en la lontananza.

Finalmente, la falta de pedagogía política hace que mayoritariamente la opinión pública ignore que un Comisario europeo puede ser cesado por defender los intereses del país que lo propuso frente a los intereses comunitarios. Tampoco resulta muy coherente decir que un eurodiputado español va al Parlamento europeo a defender los intereses de España, sino que debería ir a defender una forma y un modelo de construir la unidad europea. Esperemos que la campaña electoral sirva para debatir las diferentes ideas de la construcción europea y no para hablar de problemas locales, regionales y nacionales, que ahora no toca.

 

A Luis Martínez Noval, compañero y amigo

Intervención en el acto de presentación del libro “Luis Martínez Noval, ¿Pensiones públicas o pensiones privadas? y otros textos”, celebrado en Oviedo, el viernes, 11 de abril de 2014

Presidente de la Fundación José Barreiro, Pablo García; Secretario General de la FSA, Javier Fernández, señoras y señores, amigas y amigos, muchas gracias por acompañarnos en este acto en recuerdo de Luis Martínez Noval. Me van a permitir dos saludos muy especiales. El primero a Pilar y a toda la familia de Luis que hoy nos acompaña. El segundo a los miembros aquí presentes del equipo de Luis durante su etapa como Ministro de Trabajo y Seguridad Social: Carlos Navarro, Adolfo Jiménez, Francisco González de Lena y Manolo Sampedro.

Antes de comenzar mi intervención, deseo mostrar el agradecimiento a algunas personas e instituciones. En primer lugar, a Blas Herrero y Rosa Vallina por su generosa contribución que hizo posible esta publicación. A Editorial Prensa Asturiana, por la cesión de imágenes del archivo fotográfico de La Nueva España. A la Fundación José Barreiro, por la cesión de material fotográfico y audiovisual que ha sido utilizado en esta edición. A Francisco González de Lena, por la ayuda prestada en la localización y recopilación de textos de Luis. A Francisco García, de la editorial EUJOA, por el excelente trabajo desarrollado a lo largo de la edición de este libro.

Hablar de Luis pone en marcha el carrusel de fotogramas de mi memoria. Recuerdo aquellos lejanos días cuando íbamos a cenar chopa a la sidra al Cubano de Candás. Cuando alternábamos El Ferroviario y el Gato Negro para compartir conversación y sidra. Cuando redactábamos mano a mano los programas de muchos concejos asturianos para las primeras elecciones municipales de 1979 en la vieja sede de la Federación Socialista Asturiana (FSA-PSOE). Cuando asistíamos juntos a los mítines de un estadio del Molinón lleno hasta la bandera. O, cuando años después, en su despacho del Ministerio de Trabajo charlábamos, en las últimas horas del día, después de largas y tensas negociaciones con los agentes sociales. Pero hoy no vengo aquí a hablar de los tiempos compartidos con Luis, sino a algo mucho más prosaico: dar cuenta de su obra escrita que hoy presentamos en forma de libro. Pues, como decía el propio Luis en un ya lejano 8 de marzo, día de la Mujer Trabajadora, durante el homenaje a otra ejemplar socialista, Pura Tomás, “no hay que extenderse mucho cuando la intervención arrastra a los sentimientos”. Así que intentaré seguir su consejo y me concentraré en unas pocas referencias a su persona y en describir el contenido del libro que hoy presentamos.

Luis Martínez Noval forma parte de aquellas generaciones de economistas que íbamos a las Facultades de Económicas a tratar de aprender Economía para intentar mejorar las condiciones de vida de la gente, -por cierto, esa es la referencia que utiliza el brillante economista William Baumol para recordarnos la función principal de la Economía: “la lucha contra la pobreza”-, mientras que ahora se va mayoritariamente a formarse para ver como se puede ganar dinero. Aquella motivación movió a Luis –y a otros economistas- a participar activamente en las tareas políticas de modernizar un viejo país que intentaba resituarse en la normalidad democrática del continente europeo, y ese fue un compromiso cívico que en el caso de Luis tuvo el coste de oportunidad de haber tenido que prescindir de las aportaciones de un gran profesor universitario de Economía.

A Luis le gustaba escribir y tenía una gran facilidad para ello. Por eso son muchos los escritos que elaboró a lo largo de su vida. Una parte de ellos han quedado por el camino en forma de documentos internos, discursos, ponencias marco, programas, intervenciones parlamentarias, que fue elaborando a lo largo de su intensa y dilatada actividad de militante socialista. En este libro que presentamos hoy se recopilan aquellos que en su momento fueron objeto de publicación con su nombre.

Este libro tiene su pequeña historia que arranca de una decisión tomada el domingo 31 de marzo de 2013. Un día antes del entierro de Luis, en aquellos momentos de tristeza por el amigo que se había ido, tanto Juan Luis Rodríguez Vigil como yo –en compañía de Blas Herrero-, entendimos que el mejor homenaje que le podíamos hacer era recopilar sus escritos y editarlos en forma libro, para que su recuerdo traspasase las vivencias personales y su obra fuese conocida de forma permanente.

El primer paso fue hablar con Pilar, su esposa, para que nos facilitase los escritos de Luis. Y nos encontramos con el hecho de que Luis había cambiado recientemente de ordenador y que los textos que Pilar había localizado eran su tesis doctoral y sólo unos pocos escritos, la mayoría publicados en el blog FabianosHoy. A continuación, me puse en contacto con Francisco González de Lena, para que desde su puesto en el Consejo Económico y Social de España, me ayudase a localizar publicaciones de Luis. Por mi parte, utilicé los buscadores de Internet para completar la búsqueda. Con todo este material se elaboró su bibliografía cronológica que aparece recogida en el libro.

En una segunda fase, hubo que conseguir los textos referenciados para su eventual publicación. Una vez realizado el inventario, se vio que  la publicación de toda su obra escrita desbordaba con mucho el posible contenido de un libro manejable, por lo que se decidió realizar una selección de sus trabajos, tomando como referencia central su Tesis Doctoral sobre la temática de las pensiones. Y este es el motivo principal por el que, además de la Tesis, en el libro sólo se incluyen cuatro artículos y una intervención parlamentaria. El primero de los artículos seleccionado versa sobre la dimensión espacial de la crisis de la economía española de finales de los setenta y es un texto que escribimos conjuntamente en 1979: constituye su primera publicación y se incluyó en el número 1 de la revista Papeles de Economía Española. El segundo artículo incluido en esta publicación data de 1992 y trata una cuestión escasamente estudiada en la literatura económica de la época: la distribución personal de la renta en España; se publicó en la obra colectiva La década del cambio: diez años de gobierno socialista 1982-1992, coordinada por Alfonso Guerra y José Félix Tezanos. El tercer texto seleccionado ha sido un artículo de 2009 que escribió conjuntamente con Pilar sobre las proyecciones de la Seguridad Social, y que fue publicado en la Revista del Ministerio de Trabajo e Inmigración. El cuarto trabajo incluido en el libro es uno de sus últimos textos largos que trata sobre pensiones e inversiones en el siglo XXI y que Luis preparó en 2010 para el libro homenaje a Juan Muñoz, profesor universitario y diputado socialista fallecido por aquellas fechas. Finalmente, y como exponente de su larga trayectoria como Diputado en Cortes (1982-2001), en el libro se incluye el texto de la intervención de Luis, como portavoz del grupo parlamentario socialista, en el debate de investidura de José María Aznar López, celebrado el 25 de abril del 2000.

El resto de su obra escrita que se referencia en su bibliografía se puede encontrar escaneada en el DVD que se incluye al final del libro. Este DVD se estructura en cuatro bloques. El primer apartado incluye cuatro vídeos que recogen la intervención de Luis cuando fue elegido en 1988 Secretario General en el 24º Congreso de la FSA-PSOE, la toma de posesión como Ministro de Trabajo y Seguridad Social en 1990 y dos vídeos con las imágenes del homenaje a su persona organizado por el Grupo Parlamentario Socialista en octubre de 2013. El segundo bloque incluye la recopilación y referencia de 28 trabajos que Luis publicó -entre los años 1980 y 2013-, en revistas y obras colectivas que por su extensión no pudieron ser incluidos en el libro y que aparecen escaneados para facilitar su acceso y lectura. En el tercer bloque se incluyen los artículos que se pudieron localizar de sus escritos en la prensa diaria. Se trata de 22 artículos publicados entre los años 1992 y 2012 en los diarios La Nueva España y El País. El cuarto bloque recoge su actividad en el blog FabianosHoy durante poco más de un año: entre el 10 de febrero de 2012, fecha de la publicación de su primer post en el blog, y el 24 de marzo de 2013, fecha del último -pocos días antes de su fallecimiento-. En este apartado se recogen las 43 entradas que Luis publicó en este blog, que nació fruto de su iniciativa e impulso.

El libro se complementa con las aportaciones de Felipe González –que le hace un preciso perfil personal-, de Alfonso Guerra –con una sentida elegía-, de Javier Fernández –con los recuerdos de vivencias compartidas-, de Juan Luis Rodríguez-Vigil –con una semblanza biográfica-, y con los comentarios de su obra escrita que yo mismo he realizado.

Aunque Luis nos ha dejado hace un año, con este libro pretendemos rendir un sentido homenaje al amigo y al compañero, para que su memoria siga viva. Luis seguirá con nosotros a través de sus escritos y de su ejemplo de vida.

Si hubiera una actualización de la obra “Asturias y sus hombres” que Andrés Saborit publicó en 1964, estoy seguro que Luis ocuparía un lugar destacado en ella. La vida y la obra de Luis deberían ser un ejemplo –junto con el de otros insignes compañeros- para que un renovado socialismo vuelva a liderar la transformación social, política y económica que tanto necesita en estos momentos España y la Unión Europea, que más allá de la crisis, están inmersas en el gran maremoto que ha generado una revolución tecnológica sin precedentes en la historia, y que a buen seguro va a cambiar de forma radical la forma de hacer política y de organizar la sociedad y la economía. Los movimientos políticos que no sepan verlo, quedarán aparcados en la senda de la historia. Esperemos que el socialismo no sea uno de ellos, aunque para no serlo tendrá –sin retraso- que armar un nuevo barco que cambiando la forma de navegar, surque con rumbo claro por los turbulentos mares del nuevo mundo abierto por la globalización: el mundo desbocado del que hablaba hace ya unos años Anthony Guiddens. Y en ese difícil camino, estoy seguro que la figura de Luis, un jacobino con convicciones profundas, pero flexible en los instrumentos, será una referencia permanente. Y si bien ello podría parecer una declaración propia de un compañero y amigo, tengo que decir que opiniones parecidas son compartidas por personas que no tuvieron trato directo con Luis. Como ejemplo de ello transcribo el texto de una colega, catedrática de Universidad, que en un mensaje disculpando su ausencia en este acto me decía:

“Siento decirte que no me va a ser posible asistir. De todas formas me acordaré de él. Es una pena que no esté entre nosotros en estos días en que se pone en cuestión la viabilidad del sistema público de pensiones, probablemente hubiese tenido propuestas cabales para salir de las actuales turbulencias.  Aunque nunca he sido socialista de carnet (ni de ningún otro partido) me apena que mueran personas de su visión y talla humana que tanto nos podrían ayudar en estos tiempos de calamidad y podredumbre. Nos sentimos un tanto huérfanos con su partida”.

Y termino, parafraseando al poeta: en Asturias, su tierra y la mía, se nos ha ido como el rayo, Luis Martínez Noval. Hasta siempre compañero.

ALAYA EN EL PAIS DE LA CULPA UNIVERSAL

Los universales, tambien llamados “nociones genericas” , “ideas”y “entidades abstractas”, se contraponen a los “particulares” o ” entidades concretas”; ejemplos de universales son “el hombre” , “el triangulo”……. El problema capital que se refiere a los universales, y que fue ya tratado por Platon y Aristoteles pero que recibe minuciosa elucidacion en la Edad Media, se refiere a su forma peculiar de “existencia”. Se trata de determinar que clase de entidades son los universales…..Las posiciones  principales que se sostuvieron en la Edad Media respecto de estas cuestiones se pueden esquematizar del siguiente modo :1. El realismo …segun el mismo, los universales existen realmente; su existencia es ademas previa a la de las cosas….2.El nominalismo, que sostiene que los  universales no son reales , sino que estan despues de las cosas….”    (Extractos del Diccionario de Filosofia Abreviado , de Ferrater Mora).

 

 

Las Ayudas Culpables

 

 

 

 

No creo que el espiritu  de meditacion ,tradicional de este tiempo cuaresmal ,ni tampoco  el abuso de su tradicional gastronomia,lleven a impregnar el analisis de la cronica de tribunales de un tono excesivamente tradicional.Pero el caso es que para entender   las actuaciones instructoras   de la titular del Juzgado Nº  6 de Sevilla en el llamado “Caso de los Eres”, resulta   util evocar  el problema de los universales , referenciado en la cita de entrada ,en sus versiones mas tradicionales. En el caso de Alaya( hablando  con propiedad mejor diriamos  ,en El Caso Alaya) se   observa  la construccion de una narracion procesal en torno a   ideas  abstractas como corrupcion,conspiracion,subvencion  o responsabilidad , las cuales, precisamente en funcion de esta propia narracion , cobran existencia como si de  entidades concretas se trataran.En este sentido Alaya seria una realista, que , en vez de rastrear hechos, ennumera conceptos universales ,ideas platonicas en  las que los  hechos han de encontrar acomodo.

Resumamos El Caso Alaya : En la investigacion judicial  de la distribucion  de ayudas para trabajadores afectados por ERE  gestionadas por la  Direccion  de Trabajo de  la Junta de Andalucia, aparecen indicios bastante contundentes de que : a)en algunos casos, algunas ayudas no se aplicaron  a la finalidad legalmente prevista,significadamente cuando a.1) no habia situacion objetiva empresarial propia de  ERE , a.2) , no habia trabajador ;b) el desvio de ayudas en estos casos  se debio al concierto del Director  concedente con los trabajadores concesionarios , alguno de sus representantes , y tambien con las empresas promotoras del ere y sus representantes; c) este tipo de concierto  no siempre era un hecho aislado de de un aislado ERE , dada la repeticion en varios ERE  de los nombres de  Director , representantes de trabajadores y de empresas .

Este  factor de repeticion hace razonable abrir una linea de investigacion judicial orientada a enmarcar cada concreta conducta fraudulenta  de cada concreto ERE en  una mas amplia conducta fraudulenta del conjunto de protagonistas de aquellas.Y es en esta investigacion donde Alaya introduce una idea para la articulacion de sus argumentos de culpabilidad que se inscribe en la tendencia realista de la polemica de los universales. Hablamos de la tendencia en la que las ideas cobran vida propia en el mundo de las realidades y  , lo que resulta  mas peligroso si se entra en el campo de tiro  procedimental de Alaya, la tendencia en la que las ideas anteceden en existencia a los hechos y cosas reales. Por decirlo resumidamente , la Idea Alaya es :Las ayudas son  Culpables.

No hay  delito ni culpables por que se haga mal uso de las ayudas, hay delito por que existen las ayudas , las cuales, como minimo , son una irresistible provocacion para la comision de aquel, y como maximo (y en esto Alaya, a mas de realista, es maximalista)  constituyen el nucleo duro del delito.En consecuencia, como lo de sentar en el banquillo a las subvenciones resulta complejo,los culpables son , ante todo, quienes  crean , regulan y  gestionan las ayudas, que lo hacen precisamente para mediante ellas consumar  el delito .

¿Recuerdan la  ultima  gran obra del gran Delibes, “El Hereje”?. Lo que lleva a la hoguera en la Plaza Mayor de Valladolid al pobre Cipriano no es atentar contra la Corona, es ser erasmista, por que ser erasmista ya es atentar contra la Corona. Pues algo de esto hay es este entramado de culpa universal y subvencion culpable.Y  de esto tenemos dos ejemplos emblematicos en la actividad instructora de Alaya.El primero, en los autos inculpatorios de la Ex Consejera de Hacienda, cuando fija la cuantia de la  fianza correspondiente a las eventuales responsabilidades civiles  y lo hace tomando como referencia , no la cuantia de lo defraudado en  la incorrecta  concesion de concretas subvenciones ,sino la cuantia total de la partida presupuestaria asignada a  la gestion del  El segundo,  en el tralado de la actividad instructora  al Parlamento Andaluz, como expresion maxima de una idea de culpa universal.

La Culpa Universal

En el Caso Alaya, la idea/universal de la subvencion culpable adquiere a su vez  un caracter universal ,en el sentido de que tiende a expanderse sin limites. Es una idea  de  culpa universal en la que cada auto judicial  va subiendo los escalones de la culpabilizacion. Primero en el interior  de las Consejerias, pasando del Director General al Secretario Tecnico, de este al ViceConsejero y de este al Consejero, con alguna ramificacion mas, hacia abajo, hacia arriba y en derredor. Despues , en la relacion entre Consejerias, de Empleo a Hacienda, de Hacienda a Economia y de Economia a Presidencia. A continuacion, en la relacion entre Consejerias y Vice Presidencia y Presidencia de la Junta.

La escalada en organismos e instituciones lleva a una paralela culpabilizacion de los instrumentos  juridicos del delito : resoluciones , ordenes , circulares, decretos, leyes ,en general y de presupuestos en particular, todas son culpables .Y la progresion en los instrumentos realimenta la progresion en los sujetos, por que si hablamos de leyes , hablamos del Parlamento y de sus integrantes, los diputados. Y  en el terreno de las teorias conspirativas universales no es solo que el numero de culpables se ensanche, es que entre ellos aparecen los ferreos lazos que unen a los conspiradores .La construccion  de esta narracion  de  culpa universal se basa  en: Si el Director general hizo mal uso de unos fondos publicos es por que el diseño legal de su uso lo permitia , y si lo permitia era por que quienes participaban en ese diseño (el universo de participantes) querian que este (el diseño) facilitase aquel ( el mal uso). De esta manera, la culpa no solo se universaliza  sino que se va alejando desde  quien hace mal uso de unas ayudas publicas hacia  quienes diseñan estas ayudas. Y, claro ,unas ayudas publicas, en lo que tienen de uso de fondos publicos, requieren para su existencia de la existencia de tales fondos , que pasa por la dotacion presupuestaria en Ley de Presupuestos, y por la regulacion de  su uso , que en  gran parte corresponde tambien  a  esta Ley.

De ahi que alguno de los escarceos procesales de Alaya este llegando ya al Parlamento Andaluz y a sus integrantes.Aunque en esto la conducta procesal de Alaya esta siendo un tanto erratica, lo cierto es que Alaya esta solicitando documentacion relativa al conocimiento que pudo tener la Comision de Economia y Hacienda del Parlamento Andaluz sobre estas subvenciones y su gestion. Y  esto lleva implicita , se diga como se diga, una valoracion por el poder judicial de posible participacion del poder legislativo en las acciones investigadas del poder ejecutivo

Otra implicacion   de esta idea/ universal de culpa universal es la de que las pesquisas judiciales no se orientan fundamentalmente  a  analizar las acciones de quienes hicieron mal uso de las ayudas,digamos que aguas abajo de su concesion. Se orientan a  recopilar sujetos institucionales que participaron en la confeccion de las ayudas, digamos que aguas arriba de su concesion.Ya sabemos que lo de navegar aguas arriba, contra corriente, resulta en principio mas laborioso  que la navegacion aguas abajo, pero en este caso la navegacion aguas arriba esta facilitada por fuertes vientos mediaticos y politicos,favorables a conseguir por via judicial lo que las preferencias ciudadanas niegan en las urnas. Y esta facilitada sobre todo por este  punto de partida del razonamiento judicial que facilita enormemente las conclusiones de este : Las subvenciones nacieron para el mal,para el delito,y malos y delincuentes  son por ello sus creadores y gestores. En consecuencia , la creadora  de la teoria de la subvencion delictiva queda autoexcusada de probar lo delictivo de las conductas de   crecion y gestion de la subvencion,y  solo se autoencomienda probar la realizacion de  estas conductas .El coronel Kalashnikov es culpable de la creacion del fusil de asalto AK 47  y por tanto resulta innecesario probar que, ademas de para pertrechar al Ejercito Rojo,  lo  creo para que lo utilizasen los carteles de Sinaloa.

El Cuerpo del Delito

¿Y  cuales son las evidencias de que las subvenciones habian nasio pa matá?.Primera, que existian las subvenciones, y por si esto fuera poco, Segunda,que no se gestionaban en regimen de Administracion Publica, sino por una Entidad de Administracion Institucional en la que , en vez del sistema de control financiero previo via Intervencion , se aplicaba el sistema de controles y auditorias a posteriori , tipo tribunal de Cuentas.Y Tercera , que la Intervencion del Ejecutivo Autonomo habia alertado de que habia aspectos del procedimiento de gestion de las subvenciones que no alcanzaban los grados de control conseguibles por otros procedimientos.Bueno, pues hay que decir que ni con una accion conjunta de todas las franquicias de CSI resulta facil componer el cuerpo de este delito.

Primera.Subvenciones o ayudas para trabajadores afectados por ERE existen , por ejemplo,en el ambito del Ministerio de Trabajo/Empleo desde el inicio de los procesos de reconversion en los años ochenta, y su ultima muestra la publico el BOE del 23 de noviembre de 2013(Real Decreto 908/2013).

Y si una regulacion de rango inferior a Ley , como por ejemplo la que regulase una concreta subvencion (como por ejemplo el citado RD 908/2013),infringiese disposiciones de rango legal, como por ejemplo las que regulasen con caracter general los sistemas de concesion o financiacion de las  subvenciones,la via para solventar este conflicto  seria la revision de aquella regulacion por los organos judiciales, concretamente los del orden contencioso(los del orden penal , como en el que se ubica  Alaya,se ocupan de otras cosas).Nada de esto ocurrio respecto de las normas sobre ayudas a la prejubilacion que se estan tratando en el Caso Alaya, y por eso es razonable pensar que existe una presuncion favorable de legalidad de estas normas, que hace francamente dificil construir sobre ellas la teoria de las normas culpables.

 

Segunda . La  gestion de ayudas por Entes Publicos, tipo Instituto, no sometidos a fiscalizacion de gasto previa ,esta al orden del dia.Vean algunos ejemplos de gestores de subvenciones autonomicos :Instituto Enerxetico de Galicia,Instituto Canario de Igualdad,Instituto de Fomento de la Region de Murcia,Instituto Catalan de las Empreses Culturales,Instituto Insular de Atencion Social y Sociosanitaria,Instituto Vasco Etxepare,Instituto Gallego de Promocion Economica, Instituto Galegode Vivenda e Solo,Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial, Instituto Leones de Renovacion Urbana y Vivienda (provincial)……

Lo que se acaba de decir  respecto a  controles judiciales de normas infractoras de otras de mayor nivel seria integramente aplicable en este caso, e identica seria la conclusion de que ,faltando calificacion dela  ilegalidad administrativa  de esta  atribucion de competencias gestoras, dificil sera  que tal atribucion constituya base para un  ilicito penal.

Tercera .Las diferencias de criterios entre organos gestores de fondos publicos y organos control del gasto publico son algo natural como la vida misma, por que responden a las diferentes posiciones  en las  que se ubican respecto de este gasto :lo propio del gestor es gestionar , cuanto mas mejor, lo que se traduce en gastar mas,y lo propio del controlador es controlar, cuanto mas mejor, lo que se traduce en gastar menos. Para resolver esta eterna dialectica estan las instancias en las que esas posiciones arquetipicas pueden conciliarse , desde los Tribunales de Cuentas al propio Parlamento.

Y si los organos fiscalizadoras consideran que mas alla de la mala gestion existe un daño culpable  a los fondos publicos , el asunto es judicializable por decision de estos organos, cosa que  no ocurrio en el caso que nos ocupa.Volvamos pues  a nuestra reflexion respecto de la evidencia primera.Nada de esto ocurrio respecto de la gestion de las ayudas a la prejubilacion que se estan tratando en el caso Alaya y por eso es razonable pensar que existe una presuncion favorable de legalidad de estos actos administrativos, que hace francamente dificil construir sobre ellas la teoria de los actos administrativos culpables.

Goodbye Montesquieu

Llegados a este punto habria que subrayar  que lo dicho hasta ahora ha tratado de centrar los hechos del Caso Alaya en la perspectiva en la que Alaya se supone que los situa, es decir, la de la titular de un organo judicial de lo penal.Pero no se trata ahora de profundizar en lo extravagante de estas  construcciones de la culpa penal basadas en la hiperprofia  de criterios judiciales tan poco compatibles con la seguridad juridica en el plano penal comola culpa in vigilando o ” la causa de la causa es causa del mal causado”.De lo que  se trata ahora  es de subrayar como estas teorias judiciales de la culpa universal ,para  llegar a un  implacable cierre logico (del tipo del que , a modo solo de ejemplo ,encontramos en el argumentario paranoico), son   dificilmenter conciliables con  el principio democratico de  la separacion de poderes.

El Poder  Judicial no  es el ambito de decision acerca  de si debe o no haber ayudas a la prejubilacion, de si deben gestionarlas unos u otros organos administrativos, de si deben utilizarse sistemas de intervencion del gasto previos o auditorias de la gestion realizada,o de donde ubicar  el punto de equilibrio  entre  controles  de la corrupcion y agilizacion de la accion administrativa. En Democracia , la decision sobre estos asuntos , y sobre quien tiene que gestionarlos, es una decision politica , que corresponde a los poderes de base electiva,  legislativo y ejecutivo,que es tanto como decir que corresponde a las opciones de los ciudadanos cuando expresan sus preferencias con su  voto.Ignorar esto supone , cronologicamente, situarse en un momento anterior a la Revolucion Francesa(los britanicos dirian que anterior a su Gloriosa Revolucion). Y la traduccion politica de este arcaismo historico se llama mentalidad predemocratica