Archivo mensual: agosto 2012

¿Por qué despedir cuando el despido era tan caro?

La publicación de la EPA del segundo trimestre de este año, es una excelente ocasión para una reflexión sobre lo que dicen las cifras que, de uno u otro modo, reflejan la situación en el mercado de trabajo. Sumariamente, los datos informan de que aumenta la población activa, se contrae el empleo y, consecuentemente, la cifra de parados rebasa ya los 5,7 millones, lo que supone un 24,63% de la población activa. Esto es: la cuarta parte de la población española quiere pero no puede trabajar.

Más allá de esas reflexiones, tan ciertas y sensatas, que comienzan por asegurar que detrás de las cifras de paro hay personas con rostro y sentimiento, lo que me propongo es un comentario sobre el significado de las cifras no sólo de la EPA, sino de otras fuentes que sin duda arrojan luz sobre el funcionamiento en nuestro país de la demanda de trabajo. Ese es nuestro problema capital, la demanda de trabajo.

A lo largo de muchos años los problemas del lado de la demanda tenían siempre una explicación sencilla e inmediata que a decir de Solow funcionaba con la rapidez de un resorte; si un banco central, un servicio de estudios, o una persona experta, llegaban al parlamento o a los medios a deponer su opinión, el resultado era siempre el mismo: la rigidez de la regulación del mercado de trabajo.

Todo el mundo sabe, aunque sólo sea intuitivamente, que sin crecimiento de la producción no hay crecimiento del empleo. La llamada ley de Okun relaciona empíricamente el crecimiento del PIB con la reducción de la tasa de desempleo aunque en cada país pueda constatarse un valor específico de la relación entre ambas variables; lo normal es que sea entre un 2,5% y 3% de crecimiento del PIB el umbral a partir del cual comienza a recuperarse la demanda de trabajo. Nuestro problema fundamental, a no dudarlo.

La derecha española, que cuando era oposición se manifestaba tímida, cuidadosa, y ambiguamente sobre el problema, concretó una vez en el gobierno, en el inicio de febrero de 2012, una reforma de la regulación laboral que pasará a la historia como la demolición controlada de las instituciones fundamentales de nuestro mercado de trabajo. Los que la impulsaron y aprobaron suponen, y así lo manifiestan en cuanto tienen oportunidad, que el empleo volverá como la golondrina vuelve al nido, pero eso ya lo sabíamos, no porque lo diga Okun, sino porque los asturianos sabemos que nunca llovió que no escampara.

La cuestión, entonces, está en el tiempo que la demanda de trabajo va a tomarse para recuperar el dinamismo que tuvo en el pasado y al que merece la pena someter a un análisis de coherencia. Para empezar es indispensable encontrar una explicación al comportamiento del mercado en el pasado inmediato en el que hay datos que llaman poderosamente la atención. Una ojeada al cuadro que en el que el MEYSS, informa de los despidos habidos anualmente, nos dice que en el año 2007 (a finales de año comenzó la crisis) hubo 547.885 ceses por despido en un ejercicio en el que según la EPA, los contratos indefinidos de asalariados crecieron a una tasa del 7,1%  hasta llegar a una cifra de 11,5 millones de asalariados ocupados.

¿Es razonable que en un año en el que el empleo (la demanda de trabajo) crecía como nunca había crecido, al mismo tiempo, en el mismo ejercicio, se produjeran 537.048  despidos? Más aún, si los ceses por despido se extienden a los años que comienzan en 2003 y se extienden hasta 2011, se llega a la cifra de 6.241.792, lo que lleva a preguntarse si tiene explicación que cifras de esta cuantía se corresponden con una economía que por otro lado muestra en su sector exterior saludables signos de competitividad (en la crisis, las exportaciones españolas han ganado cuota de mercado). La respuesta a ese interrogante, obviamente, es no. Pero entonces ¿como explicar esa descomunal rotación en el empleo? Porque es cierto que la demanda interna se ha desplomado, pero no hasta el punto de propiciar ese frenesí de extinciones de contratos que eran de los que se califican como indefinidos.

Una explicación posible es una consideración del distinto modo en el que se comportan las empresas españolas. Una conjetura nada insensata lleva a pensar que no tiene sentido económico alguno que las empresas que compiten en los mercados internacionales practiquen de modo masivo la rotación de plantillas; esas empresas precisan de trabajadores comprometidos con los resultados de las mismas y con su productividad. Por el contrario, hay también empresas españolas que viven de espaldas a la realidad exterior a nuestra economía y que su cifra de negocio se dirime en el mercado nacional; tales empresas están más inclinadas y propensas a competir en precios de modo exclusivo y por tanto a la reducción de los costes del trabajo.

Lo que se puede inferir de todo ello es la dualidad de la economía española en su conjunto, parte de la cual, y subproducto y consecuente de la misma, es la dualidad en el mercado de trabajo. El tiempo nos dirá si la evolución futura del empleo temporal retrocede en nuestro país y deja paso al contrato indefinido, una vez que ha desaparecido en la reciente reforma laboral el corsé del coste del despido.

La extensión en los medios españoles del “pensamiento único” ha otorgado naturaleza de dogma económico a una dualidad en el mercado de trabajo que naturalmente sólo tenía una explicación: la brecha entre el coste de despido de un contrato temporal y el de un contrato indefinido. Ese era el argumento fundamental para defender el acercamiento entre uno y otro coste, cosa que la reforma laboral ha propiciado y de qué modo. Sin embargo, la cifra de despidos tramitados en los pasados años (6,2 millones) se aleja de los postulados del “pensamiento único”. ¿Acaso dice esa cifra que la extinción de contratos indefinidos haya sido un problema para los empresarios españoles? Más bien al contrario, lo que la cifra desvela es la facilidad con la que las empresas españolas se han desembarazado de trabajadores con contrato indefinido. Tiene poca lógica que se argumente que los empresarios no contratan por temor al coste en el que pueden incurrir, si pasado el tiempo despiden al trabajador, y que de forma paralela decidan un proceso de despidos masivos cual fue el que experimentó la economía española de 2003 a 2011.

En todo caso, cuando pasen unos meses y dispongamos de cifras que reflejen las consecuencias de la reforma laboral podremos juzgar si el acercamiento entre los costes de despido de los temporales respecto de los fijos era la terapia adecuada para acabar con la dualidad en el mercado de trabajo.

 

 

SOBRE LA LIBERTAD SINDICAL EN EL REAL DECRETO LEY 20/2012

 

-Buenos dias.

-Buenas tardes.

-¿Tienen ustedes sorpresas?.

-Si ¿Quiere una?:

!No tenemos sorpresas!.

-!Que sorpresa!¿Tiene mas?.

-Aqui solo tenemos menos.

Armando Matias Guiu. “Dialogos para Besugos”(Publicado en “Mortadelo(segunda epoca )196. Ediciones Bruguera.1984.

 

I/EXPOSICION DE MOTIVOS.

De las contundentes 90 paginas del BOE del pasado 14 de julio ocupadas por el Real Decreto Ley 20/2012, de 13 de julio,de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y de fomento de la competitividad, 10 de ellas estan dedicadas a lo que la norma califica de medidas de reordenacion y racionalizacion de las Administraciones Publicas.

La verdad es que un titulo coherente con los contenidos de sus preceptos deberia haber hecho referencia, mas que a las Aministraciones, a los administradores publicos, por que todos los articulos   afectan(nunca mejor dicho) a los empleados publicos: mas incompatibilidaes , menos pagas y vacaciones, y tambien menos organos de representacion del personal.La verdad es que en esto es mas sincero el preambulo del RDL.Tras declarar(parrafo decimo del apartado I) que las nuevas medidas inciden en los gastos mas superfluos o con efectos mas debiles sobre los incentivos de los agentes economicos(toda una declaracion de principios de la vision de los padres y madres del RDL sobre  la funcion publica),se habla ya(parrafo tercero del apartado II)  de racionalizar y reducir el gasto de personal, si bien se añade un  piadoso mantra sobre el incremento de la eficaciencia  de su gestion. Y no se pierdan que estas medidas se califican(cuarto parrafo por el final ) de cambio estructural en las Administraciones Publicas.

Como veran , estas afirmaciones del legislador de urgencia sobre la estructuralidad de sus medidas legitiman un analisis  de los contenidos del RDL respecto a    temas indubitadamente estructurales, como la libertad sindical y la negociacion colectiva. Para ello utilizaremos una tecnica clasica en la tradicion cultural de Occidente,  como es  la del dialogo, en este caso entre dos personajes nada imaginarios, como son algunos criterios constitucionales sobre libertad sindical y negociacion colectiva(en adelante, Don Criterio) y algunas disposiciones del RDL (en adelante, Don Decreto)

 

II/ DIALOGOS ENTRE ALGUNOS CRITERIOS SOBRE LIBERTAD SINDICAL Y NEGOCIACION COLECTIVA Y  ALGUNAS  DISPOSICIONES  DEL RDL 2012   .

DIALOGO PRIMERO

-Don Criterio

La ley garantizara el derecho a la negociacion colectiva laboral entre los representantes de los trabajadores y de los empresarios , asi como la fuerza vinculante de los convenios colectivos(Art. 37.1 de la Constitucion española).

El art 28.1 CE integra ,ademas de la vertiente organizativa de la actividad sindical, los derechos de actividad y medios de accion de los sindicatos-huelga , negociacion colectiva, promocion de conflictos- que constituyen el nucleo minimo, indispensable e indisponible de la libertad sindical.(Tribunal Constitucional, sentencia 70/2000).

No puede la autonomia individual-o la decision unilateral de la empresa-proceder a la regulacion unilateral de las condiciones de trabajo cuando, atendiendo a la trascendencia , importancia y significado de las condiciones laborales afectadas, eluda o soslaye la presencia de los representantes sindicales en la funcion negociadora.(STC 208/1993).

La validez y cumplimiento de los contratos no pueden dejarse al arbitrio de uno de los contratantes (art 1256 del Codigo Civil)

 

-Don Decreto

Se garantiza el cumplimiento de los convenios colectivos y acuerdos que afecten al personal laboral, salvo cuando, excepcionalmente y por causa grave de interes publico derivada de una alteracion sustancial de las circunstancias economicas,los organos de gobierno de las Administraciones Publicas suspendan o modifiquen el cumplimiento de los Convenios Colectivos o acuerdos ya firmadosen la medida estrictamente necesaria para salvaguardar el interes publico.

En este supuesto , las Administraciones Publicas deberan informara las Organizaciones Sindicales  de las causas de la suspension o modificacion(Art 7).

A efectos de lo previsto en el articulo32 y 38.10 del Estatuto basico del Empleado Publico se entendera que concurre causa grave de interes publico derivada de la alteracion sustancial de  las circunstancias economicas cuando las Administraciones Publicas deban adoptar medidas o planes de ajuste, de reequilibrio de las cuentas publicas o de caracter economico financiero para asegurar la estabilidad presupuestaria o la correccion del deficit publico.(Disposicion Adicional Segunda).

DIALOGO SEGUNDO.

-Don Criterio.

Todos tienen dercho a sindicarser libremente….La libertad sindical comprende el derecho a fundar sindicatos y a afiliarse al de su eleccion….(Art.28.1 de la Constitucion Española).

En las Secciones Sindicales de empresa concurre una doble vertiente.De un lado , son instancias organizativas internas del sindicato, y de otro , son representaciones externas alas que la Ley confiere determinadas ventajas y prerrogativas que suponen correlativamente cargas y costes para las empresas.Solo el aspecto estrictamente organizativo de la representacion sindical en la empresa aparececomo atinente al contenido esencial de la libertad sindica.Al ser la constitucion de secciones sindicales manifestacion de la libertad organizativa del sindicato, nada impide que las mismas se autoorganizen, de acuerdo con los estatutos de su sindicato y elijan sus representantes.(STC 173/1992).

El derecho a que la Administracion no injiera o interfiera en la actividad de las organizaciones sindicales y a no ser estas discriminadas entre si  por parte de aquella de modo arbitrario e irrazonable forma parte del contenido esencial de la libertad sindical.(STC23/1983).

-Don Decreto

Las Administraciones Publicas dispondran de un Registro de organos de Representacion del personal al servicio de las mismas y de sus organismos , agencias, universidades y entidades dependientes en el que seran objeto de inscripcion o anotacion.,al menos, los actos adoptados en su ambito que afecten a la creacion, modificacion o supresion de  organos de representacion del personal funcionario, estatutario o laboral,la creacion , modificacion o supresion de secciones sindicales, los miembros de dichos organos y delegados sindicales.Asimismo seran objeto de anotacion los creditos horarios, sus cesiones y liberaciones sindicales que deriven de la aplicacion de normas o pactos que afecten a la obligacion o al regimen de asistencia al trabajo. La creacion de dichos registros se ajustaraa la normativa vigente en materia de proteccion de datos de caracter personal.

Los Organos Administrativos en cada caso competentes comunicaran al registro las resoluciones que adoptenen sus respectivos ambitos, en relacion con las materias indicadas en el apartado anterior , en el plazo maximo de tres dias habiles acontar sdesde el siguiente a su adopcion.

El organo responsable del registro podra, motivadamente, rechazar la inscripcion o anotacion de una resolucion cuando aprecie posibles vicios de ilegalidad en la misma, poniendolo en conocimiento del organo del  que procedan afin de que se adopten las medidas necesarias. (Art. 13).

 


III/ UN MUNDO RARO.

El resultado de la aplicacion del RDL 20/2012 a las relaciones laborales en el sector publico puede calificarse, antes  de entrar en valoraciones juridicas(incluidas claramente las de constitucionalidad), de extravagante.

El mundo de las relaciones laborales en la Administracion resulta ser un mundo raro en el que la propia Administracion que ha firmado un convenio  colectivo decide unilateralmente dejarlo sin efecto por el hecho de estar tomando medidas de reequilibrio de las cuentas publicas, en el que los afiliados a un sindicato, que forman una seccion sindical,tienen que inscribirse , como tales, en un registro administrativo, y en  el que el guardian de ese registro va decidiendo sobre la legalidad de las actuaciones de otros organos administrativos respecto de los representantes del personal. Comprendo que puede sonar a previsible, pero el adjetivo kafkiano(el Kafka de  las impenetrables y ominosas burocracias de El Castillo o  El Proceso) parece bastante equilibrado para regulaciones  como esta.

Y aunque reservemos la valoracion mas juridica para una proxima Entrada  , de momento , nada como volver una vez mas a los clasicos para expresar las primeras sensaciones  que produce el dialogo entre Don Criterio y Don Decreto.

Tu dices si, yo digo no.

Tu dices, alto!, yo digo vamos, vamos , oh no.

Tu dices adios y yo digo hola.

Hola , hola.

No se por que tu dices  adios , yo digo hola(bis).

.”Hello Goodbye”.Lennon & Mc Cartney.1967